10 canciones de Iggy Pop

Por: Daniel Ospina Follow @themockman

La próxima semana tendremos la oportunidad de ver a Iggy Pop en Colombia por primera vez en su carrera. Finalmente veremos al responsable de “Lust For Life”, “The Passenger”, “Candy”, “Search And Destroy” y “I Wanna Be Your Dog” en vivo y acompañado de una banda que si bien ya no tiene en sus filas a Josh Homme de Queens Of The Stone Age como en los meses anteriores, todavía tiene a Matt Helders de Arctic Monkeys en la batería y a un socio frecuente de Homme, Dean Fertita como los nombres más importantes. Para ir calentando motores, traigo a ustedes esta selección de 10 temas de la “iguana” del rock.

¿Criterios? Pocos. Libre albedrío en su gran mayoría, no incluye canciones con The Stooges (tiene más sentido hacer un Top 10 aparte para esa banda), rescate de algunas facetas de la Iguana no tan exploradas, canciones raras, pocos hits propiamente dichos, pero mucha genialidad. No son las 10 mejores, no están mis favoritas de Iggy, no son una introducción a si carrera ni un acto de complacencia con los fans (de hecho, esta lista podría tomar fuera de base a muchos seguidores de Iggy). Es como una interpretación libre de las cosas que hicieron a este personaje tan importante para tanta gente, en ocasiones trascendiendo el mismo rock.

1. Wild America 

‘American Caesar’ fue el disco más rabioso y contundente de la carrera de Iggy Pop desde sus años con The Stooges. Se manejaba entre números violentos, otros más en la línea de gente como Tom Waits o Nick Cave, y alguna tonada pop tipo “Beside You”. Entre todas esas, “Wild America” tuvo la particularidad de manejarse a tres bandas utilizando la guitarra de Eric Schermerhorn para efectos de la violencia, la letra que parece una página cualquiera en el diario de Iggy, y un aire muy descomplicado en la batería. Suma puntos por tener como invitado de lujo a Henry Rollins, quien hace la segunda voz.

2. Little Know It All 

Interpretada con Sum 41 como banda acompañante, fue el sencillo principal de su disco de 2003, ‘Skull Ring’. Es llamativa porque aun teniendo cosas del neo punk que caracteriza a los de “In Too Deep”, de alguna forma también suena como si quisieran hacer una canción a lo Stooges. Tiene gancho adolescente, tiene testosterona… es una joya. Algo subestimada, eso sí.

3. The Endless Sea

Luego de terminar su colaboración con David Bowie en Berlin, Iggy viaja a California en 1979 reclutando a James Williamson y Scott Thurston, antiguos compañeros de viaje durante los años con The Stooges, con el fin de retomar su lado guitarrero pero cuidando de aplicar algunas de las lecciones que le dejó trabajar con el Camaleón en Alemania. El resultado, ‘New Values’, dejó como punto más destacado “The Endless Sea”, muy influenciada por el dub, con teclados prolongados, una batería cadenciosa y un Iggy bien reflexivo.

4. Run Like A Villain

Es la canción de apertura de su no muy apreciado ‘Zombie Birdhouse’ de 1982. Marca la pauta a seguir durante todo el álbum, dominado por sintetizadores, baterías electrónicas y algunas guitarras borrosas en la mezcla final. Casi podría decirse que es su canción Joy Division (aunque no la única con esas características). Nada mal para ser grabada y lanzada en el punto más bajo de las adicciones de Iggy, que tardaría cuatro años en lanzar nuevo material luego de ese disco.

5. Cry For Love

Ese regreso a la vida se dio con el grandioso ‘Blah Blah Blah’ de 1986. Con todo y su tendencia más new wave, demostró carácter en todas las canciones. El mejor ejemplo de ese carácter es sin duda “Cry For Love”, primer sencillo de esa producción donde Iggy saca a pasear su registro más grave. Como dato curioso, el solo de guitarra corre a cargo del emblemático guitarrista de los Sex Pistols, Steve Jones, quien también coescribió la canción.

6. Mask

Después de sus éxitos a comienzos de los noventa, la carrera de Iggy Pop tomó un rumbo más irregular pasada la mitad de la década. Por fortuna eso no fue impedimento para lanzar una que otra canción atractiva como el caso de “Mask”. Apareció en 2001 como parte de su álbum ‘Beat ‘Em Up’ mostrando un sonido compacto, aplastante, como si fuese un garage punk deformado, o bien la versión guitarrera del krautrock alemán.

7. Nazi Girlfriend

Hay dos formas de ver a Iggy Pop: desde su lado rock, y desde el otro lado. En ese otro lado caben un montón de incursiones raras en medios tiempos, devaneos con la electrónica o incluso poses de cantautor. “Nazi Girlfriend” es un buen ejemplo de eso último. Un concepto que desafía tabús y una instrumentación intima para añadirle una dosis de romance que sin importar cuantas veces se intente negar, es muy retorcida. Hubo una versión particularmente llamativa en el programa de David Byrne, Sessions At 54th West, con Iggy y una guitarra acústica cantando esa canción en televisión abierta. Eso es rock.

8. Eggs On Plate

De su álbum ‘Party’ de 1981 tenemos una canción que incluso para esa época podía entenderse como retro. Riff bien rocanrolero, una percusión a ratos exótica, Iggy sacando a pasear su lado humorístico y la suma de todo eso nos regala una canción bastante entretenida.

9. Funtime 

Para cerrar el listado elegí dos temas de sus trabajos más aclamados en solitario: The Idiot y Lust For Life. Del primero de ellos elegí “Funtime” por ese ambiente opresivo que aportan las guitarras y los teclados. Tomemos en cuenta que esa canción apareció uno o dos años antes de que Joy Division comenzara a escribir su historia, como para ir viendo que ese periodo no fue aclamado por solo una o dos canciones. Era la obra completa la que tenia gracia. Prueba de eso es que esa canción en particular tuvo versiones de varias de las agrupaciones que marcarían a fuego los años ochenta. Entre esas, Blondie, R.E.M. y The Cars. Especialmente recomendad la versión de estos últimos.

10. Turn Blue

La canción que cierra esta listado (y la que representa al ‘Lust For Life’) es una de las más tiempo de duración en su carrera. Es una especie de blues libre que aborda un tema frecuente en las composiciones de Iggy de ese tiempo: el abuso de la heroína, como siempre de una manera confesional y desgarrada. Toda la canción es como una marcha fúnebre que sale de mezclar “Perfect Day” de Lou Reed con “The Great Gig In The Sky” de Pink Floyd. No es que sea el punto más alto del disco, pero es uno de los más llamativos por su duración y por ser una pieza tan personal (en lo lírico y en lo estructural) en la trayectoria del norteamericano.

¿Cuales son sus 10 canciones de Iggy Pop?

email
Share