10 canciones de Noel Gallagher (con Oasis y con los High Flying Birds)

Por: Daniel Ospina Follow @TheMockMan

No sé si con la gran cantidad de cosas que he escrito para Escena Indie en estos últimos años sea necesario mencionar que, a titulo personal, considero que el nombre gordo de la sexta edición del Festival Estereo Picnic es Noel Gallagher. Es como uno de esos tipos que tengo en la categoría de “protegido” en cada uno de los medios para los que he escrito (no solo en Escena Indie), pero no lo es tanto por la forma o el momento en que accedí a su música mientras todavía estaba en Oasis, sino porque, a fin de cuentas, es lo mínimo que se merece. Alguien que reivindique su trabajo a pesar de ser a ratos un poquito malaleche.

En poco menos de un mes vamos a disfrutar por primera vez de su música en vivo, en suelo colombiano. De hecho como dato de color, va a ser el primer artista de los años del britpop que viene a Colombia en el marco de un concierto. Ya Damon Albarn y Alex James de Blur han venido a Colombia en años anteriores, pero el primero lo hizo por turismo, y el segundo por su documental para la BBC, The Cocaine Diaries.

Como Noel viene con sus High Flying Birds, decidí concentrarme especialmente en canciones que haya lanzado como solista. No sé si son las mejores o mis favoritas, porque las elegí pensando principalmente en el impacto o la importancia que tuvieron a la hora de configurar el camino que actualmente sigue su carrera musical. De todos modos hay dos incorporaciones de sus tiempos en Oasis que, eso si, traté de que no fueran muy convencionales. Aun así, se coló un clásico entre ellas. Dicho eso arrancamos con…

1. Everybody’s On The Run

La canción que inauguró su primer trabajo en solitario. Una autentica aplanadora sostenida en un patrón de bajo-batería bien autentico y un muro de sonido descaradamente épico. Todo eso al servicio de un Noel que empuña la guitarra acústica mientras narra la historia de una pareja de prófugos que buscan escapar del mundo y ser libres. Más o menos ese tipo de concepto era el que rodeaba las canciones del también debut de Oasis, Definitely Maybe. La diferencia fundamental entre ambos es que en el debut de los High Flying Birds la idea que marca esa primera canción es explicita y cinematográfica, como si estuviese dispuesta directamente a contarnos una historia.

2. Riverman

Inmejorable forma de abrir ‘Chasing Yesterday’. Saxofones, golpes de batería más sofisticados que de costumbre, la voz de Noel suave y precisa, mientras que las guitarras están pensadas desde la psicodelia pero sin exagerar. Cuando arrancaba la promoción del disco dijo que esa era su canción favorita, y no es difícil entender el motivo. Solo con esta, el compositor y cantautor dejo claro que no tenia nada que lo atara a Oasis aparte de ese pasado cuando se trata de escribir canciones.

3. Lord Don’t Slow Me Down

Probablemente fue el primer aviso para decirle al resto de la banda que ya tenia en mente otras ideas más bien alejadas de Oasis para aplicar en su música. Algo blusera y con una batería que por primera vez resalta a la par con las guitarras en la producción, ejecutada para la ocasión por el hijo de Ringo Starr, Zak Starkey. Fue compuesta durante las grabaciones del quinto álbum de Oasis, ‘Don’t Believe The Truth’, pero al final fue descartada para ser incluida en su posterior grandes éxitos, ‘Stop The Clocks’.

4. Soldier Boys And Jesus Freaks

Aunque Noel dice que no la escribió pensando en la guerra contra el terrorismo o en los extremismos religiosos, de alguna forma logra hacer por momentos una mirada interesante hacia la percepción mediática que se puede tener con relación a ese tipo de conflictos que han protagonizado lo que llevamos del siglo XXI. No es una canción contestataria, sino más bien descriptiva. En lo estrictamente musical se inspiró bastante en The Kinks, manejándose siempre en ese tono tan fácilmente identificable con la Cool Britannia. Tal vez lo que la hace tan llamativa es la batería, que emula una marcha militar.

 

 

5. Ballad Of The Mighty I

La canción final de ‘Chasing Yesterday’ fue lo que nos permitió creerle plenamente al segundo trabajo de Noel en solitario. Y es que luego de las dudas ofrecidas por “In The Heat Of The Moment”, un tema redentor como este no cae nada mal. Atmosférica, sostenida por un ritmo poco frecuente para Noel pero que no le sienta nada mal encabezado por un bajo dinámico y sencillo, las notas de piano cayendo precisas, el muro de sonido al fondo, y un tremendo trabajo de guitarras del invitado de lujo, Johnny Marr; dan como resultado algo totalmente sublime. Esperemos que la toque en Estereo Picnic, aunque parece poco probable debido a que no ha figurado demasiado en sus ultimas presentaciones.

 

6. The Death Of You And Me

Es raro. Hoy en día no es una de las que mas escucho de él. Diria que a ratos palidece comparada con varias de ese debut solista. Pero igual fue la primera canción de Noel en solitario, y supo cogernos a todos fuera de base con esos vientos y esa dinámica menos guitarrera y más concentrada en explotar más las posibilidades del estudio y de la producción (sin descuidar las melodías, eso si) casi que redescubriendo lo que sus admirados Beatles hicieron en los sesenta en los estudios Abbey Road. Pero por encima de eso, nos mostró a todos por primera vez un lado bien distinto del responsable de “Don’t Look Back In Anger”.

 

 

7. I Wanna Live In A Dream (In My Record Machine)

Compuesta para aparecer originalmente en alguno de los últimos discos de Oasis, finalmente encontró acomodo en el debut solista de Noel, donde a la base acústica que acostumbra el británico se le suma un muro de sonido imponente y una batería bien aventurera, marcando esto ultimo el sello que caracterizó ese álbum: eclecticismo puro, y la posibilidad de buscar nuevos caminos que no habría podido explorar con Oasis. De hecho si se fijan con atención, es con base en esa canción que logra reinterpretar un clásico como “Champagne Supernova” durante la gira que lo trae a Colombia por primera vez.

 

 

8. Freaky Teeth

Diria que lo mejor lo dejé para el final, pero seria ofensivo con las canciones que ya mencioné. Más o menos eso es lo que pasa con los b-sides que escribe Noel tanto para Oasis como en solitario: en su catálogo pueden verse relegados, pero para otro artista fácilmente podrían ser los mayores éxitos de su carrera. Hasta la fecha no logro comprender por qué Noel decidió que esta no era una canción digna de aparecer en ‘Chasing Yesterday’, siendo que incluso la toco en vivo durante la gira de su primer álbum. Independientemente de eso tiene un rasgueo distinto del que suele acostumbrarnos. Es como un blues que se quizo acelerar pero le dejaron el freno de mano puesto.

 

 

9. AKA What A Life

Fue el tema que en esencia desligó su carrera en solitario de cualquier cosa que hubiese hecho con Oasis previamente. En una entrevista que le concedió al NME con motivo del lanzamiento de su primer álbum como solista, Noel comentaba que en un principio era muy parecida a “The Death Of You And Me”, pero que luego de escuchar el clásico del techno ochentero “Strings Of Life” de Rhythm Is Rhythm sintió la necesidad de sumar un piano y darle un ritmo más discotequero. Como es una canción que sigue teniendo el mismo punto de partida de la gran mayoría de canciones de Noel (melodías rasgueadas en la guitarra), el resultado se siente curiosamente cercano a los U2 de Achtung Baby.

 

 

10. The Masterplan

Cerramos la lista con el mejor lado b escrito por Noel en toda su historia. Y no es para menos. Una melodía impecable, una letra ingeniosa, la voz siempre certera, un solo de guitarra al revés… Es una mezcla borrosa entre The Beatles, Mott The Hopple y The Smiths que Noel ha replicado con algunas variaciones por efectos de la madurez en su etapa solista. Probablemente sea la médula que permita entender las cosas que le hemos en esos dos álbumes que lleva lanzados hasta el momento. ¿Y a quien le echamos la culpa de que una canción como esa terminara relegada a un segundo plano? A “Wonderwall”. Casi nada.

email