Top

10 canciones de Pet Shop Boys


Por: Daniel Ospina @themockman

Pet Shop Boys es un ente musical que esta por encima del bien y el mal. Por esa razón vemos cómo en 36 años de carrera han logrado hacer que su synthpop transite por momentos que pueden ser pasajes sinfónicos, ritmos discotequeros, incursiones en la música latina, y adaptaciones sensatas (o sea, sin perder su esencia) al mercado del momento. Todo eso sostenido en el gran sentido del ritmo de Chris Lowe, en el frontman y vocalista tan arrollador que es aun hoy Neil Tennant, y la armonía constante entre imagen y sonido que los ha caracterizado en sus álbumes y conciertos.

Hoy, inmersos en la gira promocional de su álbum ‘Super’ (que los traerá al Breakfest Festival de Medellín) decidimos elegir las que a nuestro criterio son las diez canciones donde esa reinvención y sed de aventura permanece viva en el dúo londinense sin importar la época en que se encuentren. Decidimos no meternos con los covers, y clásicos solo encontrarán los necesarios.

1. Opportunities (Let’s Make Lots Of Money)

Algo que se ganó a la critica y el publico desde los inicios del dúo fue la capacidad de Neil Tennant para abordar temáticas siempre distintas en sus canciones. En este sencillo de su debut ‘Please’ encontramos una mofa a Margaret Thatcher, su promoción exagerada del neoliberalismo y la moda de los yuppies corredores de bolsa que se había apoderado de Londres por esos días.

2. Paninaro

Dos cosas son destacables con este b-side que apareció en el sencillo “Suburbia”. Primero, la simbiosis entre elementos sinfónicos en el principio con el ritmo synthpop que se hizo marca registrada del dúo. Segundo, la habilidad del dúo para sacar esos temas que quedan condenados al olvido o el deleite de unos pocos fans que muchas veces rivalizan con los que son elegidos para los discos o los conciertos. Prueba de eso es que su recopilatorio ‘Disco’ (donde también aparece “Paninaro” en una nueva versión) los ratifico en el panorama musical a pesar de ser en esencia un trabajo de remezclas pensadas para la discoteca.

3. What Have I Done To Deserve This?

No fue difícil entonces para Pet Shop Boys volverse un referente en el mundo pop, y de hecho se hicieron más populares con su álbum ‘Actually’, donde la critica al thatcherismo se extiende casi por completo a todo el disco.  La mejor evidencia de que se habían convertido en auténticos referentes fue “What Have I Done To Deserve This?”, donde reclutan a Dusty Springfield y básicamente reviven su carrera, que por esos días no tenia mayor suceso. El ritmo oscila entre momentos orquestales y un ritmo deudor tanto del house como del R&B que impuso Janet Jackson por esos días.

4. Left To My Own Devices

No hay una canción que capture mejor la esencia de Pet Shop Boys. Sobria, llena de arreglos orquestales, bailable, con una letra notable, un ritmo irresistible en los sintetizadores de Lowe y la voz de Tennant que engancha sin importar qué… En un repertorio tan inmaculado como el de ellos pocas cosas suyas llegan a ese nivel de excelencia.

5. My October Symphony

La actualidad internacional siguió siendo fundamental para sacar ideas en Tennant y Lowe. En esta canción de su álbum ‘Behaviour’ hay referencias a la caída del comunismo en la agonizante Unión Soviética sostenidas por un ritmo occidental que parecía ingresar sigilosamente para llevar a Europa Oriental hacía el futuro. Era una epoca en que despedían una etapa llena de glamour y elegancia para abrir paso a otra más reflexiva pero al mismo tiempo inquieta creativamente. Cabe destacar que en esta canción participa el ex-Smiths Johnny Marr como músico invitado.

6. Yesterday, When I Was Mad

La reinvención más importante de Pet Shop Boys fue sin duda la conseguida en su álbum ‘Very’ de 1993. Dejando bien de lado su sobriedad pop para ceder por completo a ritmos bailables donde el house y el eurodance eran predominantes sumados a una estética más art pop, se garantizaron por un tiempo el derecho a seguir siendo un grupo de primera linea. En un trabajo tan certero como ese resulta muy difícil destacar una sola canción, pero nos quedamos con esta porque además de transmitir un optimismo arrollador tiene un gancho que por si solo resume el sonido característico del dúo en esa década.

7. Electricity

La incursión en un terreno experimental (y a su manera, muy world music) en ‘Bilingual’ dejó descolocados a los fans de la banda justo cuando estaban en la cima de su popularidad, pero no por eso fue un trabajo descartable. El saber que existen canciones tan inusualmente pesadas para lo que caracteriza al dúo como esta donde suenan en algún lugar entre el industrial y los Depeche Mode más cercanos al rock, deja ver que Tennant y Lowe pueden ser muchas cosas, pero definitivamente no eran cobardes.

8. In Denial

Aunque cuando lanzaron ‘Nightlife’ en 1999 ya no tenían la vigencia de otros tiempos, todavía lograron un éxito internacional enorme. En un álbum lleno de momentos que iban del trance al synthpop, sorprendió que el tema elegido para colaborar con Kylie Minogue fuese uno de corte tan sinfónico. No faltaron las voces en contra que acusaban al dúo de colaborar con la australiana solo por compartir sello disquero y para levantar una carrera que iba en decadencia, pero al final el resultado es imponente. Y si, cumplió el objetivo de reorientar la carrera de Minogue para alcanzar a principios del nuevo milenio su mayor éxito como solista.

9. Did You See Me Coming?

Los años 2000 fueron un momento complejo para Pet Shop Boys. Después del fracaso comercial de su album ‘Release’ decidieron concentrarse en hacer la banda sonora de una obra de teatro basada en el Acorazado Potemkin de Sergei Eisenstein. Aunque tuvieron un regreso digno con ‘Fundamental’, no fue hasta que lanzaron ‘Very’ en 2009 cuando la situación era favorable para golpear con fuerza en el panorama musical cuando el fenómeno de Lady Gaga pasaba por su mejor momento. Más allá de eso, tampoco era imposible que alcanzaran notoriedad si tenían bajo la manga un sencillo tan certero e impecable como este.

10. The Dictator Decides

Para cerrar, una canción del ‘Super’ donde podemos ver que la ambición de Pet Shop Boys por seguir marcando época por más que no sean el camino a seguir para el universo pop sigue vigente. Vuelve la elegancia de los inicios, pero ahora con la solida producción de Stuart Price en la consola para garantizar que su esencia no se pierda, pero que esta a la vez se actualice y continué escribiendo paginas alucinantes por una década más.

email