10 canciones de Slipknot

Por: Daniel Ospina Follow @themockman

Con más de 20 años de carrera, cinco trabajos de estudio lanzados hasta la fecha de una calidad innegable y mostrando de las puestas en escena más impactantes que se pueden ver hoy en día, Slipknot es indudablemente el más grande exponente del heavy metal en cualquiera de sus vertientes en lo que va corrido del siglo. No necesariamente el mejor, pero claramente no admite comparación en términos de popularidad y espectáculo. En unas horas van a estar tocando por segunda vez en Colombia presentando su más reciente producción ‘.5: The Gray Chapter’ y es por eso que traemos esta selección de 10 canciones de la banda de Iowa.

Como ya se respira ambiente de concierto, inevitablemente nos centramos en lo más pesado, lo que más nos gustaría escuchar en vivo. Por eso decidimos alternar esta selección entre sencillos y no-sencillos que representan desde diferentes perspectivas eso que hizo a Corey Taylor y compañía un fenómeno de masas en todos estos años.

1. Spit It Out

Aunque siempre han buscado desmarcarse de la etiqueta de nu metal, el debut homónimo de Slipknot tiene todos los elementos del genero. Mismo productor (Ross Robinson, el mismo de Korn y Limp Bizkit), misma fusión de metal con hip hop, pero definitivamente había más dureza en Slipknot que en el resto. En el caso concreto del sencillo “Spit It Out”, Corey canta con una brutalidad que en ese entonces debió resultar reveladora para el universo del metal, sonando como una especie de rapeo gutural. Pero seguramente más revelador todavía fue su vídeo promocional, homenajeando la película ‘The Shining’.

2. Prostethics

Hay algo en ese tema que produce una fascinación fuera de lo común, porque desde ese intro misterioso hasta el final donde casi que se puede sentir a la banda destazando cuerpos como si rompieran envolturas de dulces, dejan claro al oyente que está bien condenado. Es muy contagiosa, pero a la vez contiene una maldad que aun para los estándares de la banda es sorprendente, sobre todo cuando se toma en cuenta el giro que dieron sus letras en los años siguientes. Probablemente es la cosa más violenta y escalofriante que haya grabado Slipknot en un disco.

3. Left Behind

Todo lo que habían ratificado con el primer álbum lo fueron a confirmar y a superar en el 2001 con ‘Iowa’. Mejor producción, más experiencia y un acople plenamente consolidado en canciones como esta, donde la idea claramente es priorizar la dureza y la pesadez por encima de la técnica. No resulta nada mal la jugada, pues incluso fue nominada a un Grammy como Mejor Interpretación de Metal en el 2002.

4. New Abortion

Aquí las percusiones dominan la situación de principio a fin. Consiguen un efecto comparable al de Sepultura en ‘Roots’, y tal vez más brutal incluso porque los ritmos son más fríos que de costumbre. Eso si, intensos como siempre gracias a los guturales que suelta Corey mientras ve un “futuro sangriento”, como dice la letra.

5. Vermilion

Con esa voz grave en plan seductor al principio, Corey solo podría estar interpretando el papel del Diablo. Es uno de los sencilos más apreciados por los fans de Slipknot, sobre todo porque tiene su secuela en “Representa con fidelidad las intenciones de la banda en ese entonces: ser pesados pero con melodías bien marcadas y una voz más tradicional. Elegí esta y no la “Pt 2” porque además de que me enfoque en la faceta pesada de la banda, la primera parte tiene una gracia propia.
 

6. The Virus Of Life

Lenta y turbia, es uno de los puntos más altos de su tercer álbum ‘Vol. 3: The Subliminal Verses’. Todo el tiempo buscan formas de aumentar la tensión en la canción para hacerla estallar una y otra vez. Seguramente lo más llamativo e inquietante de la canción es el intro, que suena como un gamelán trastornado.

7. Psychosocial

La más recordada de su cuarto álbum, lejos. También es cierto, es de lo más convencional que hayan lanzado en materia de sencillos. A esas alturas la madurez y el trabajo de Corey en Stone Sour ya han tenido su impacto en la música de Slipknot que, lejos de perder impacto, siempre busco ofrecer algo bueno, disfrutable, intenso y memorable.

8. Butcher’s Hook

Por encima de todo, el sonido Slipknot parte de un lugar: las percusiones que acompañaron a Joey Jordison durante 18 años, cortesía de Shawn Crahan y Chris Fehn. Eso queda bien claro en esta del ‘All Hope Is Gone’ con los patrones caóticos que salen de los tarros para darle a la canción una inestabilidad en la que Corey se hace dueño de la situación mientras despotrica (al parecer) contra la subcultura emo que predominaba en el mundo por esos días.

9. Sarcastrophe

Con la muerte del bajista Paul Gray en 2010 y el abandono de Joey Jordison en 2013, el futuro de Slipknot era incierto. Personalmente fue con esta de ‘.5: The Gray Capter’ que me convencieron de que podían seguir adelante, a pesar de las mismas dudas de Corey. Rebosa rabia, amargura y hasta el luto por la muerte de Gray. Por eso es una de mis favoritas de la banda entre todas las de su catálogo.

10. Killpop

Suena particularmente similar a la versión más melódica de Linkin Park en las estrofas, pero en los coros las percusiones hacen la diferencia. Corey impone su sello ya sea con guturales o un canto más melódico. Por donde se le mire, tiene madera de sencillo.
email