5 frontman para recordar en Halloween

Por: Daniel Ospina Follow @themockman

Estamos en octubre y eso significa que debemos hablar de Halloween. Una celebración que en los últimos años ha cambiado mucho al pasar ser algo de niños que pedían dulces por la cuadra a fiestas más adultas y elaboradas. Tal vez por eso el 31 de octubre ha perdido algo de importancia para el comercio, pues a estas alturas ya todos parecen estar listos para Navidad cuando faltan dos meses para que se celebre. En Escena Indie queremos hacer la lucha para que no se pierda esa magia negra y pagana, principalmente porque es una celebración alrededor de la cual muchas manifestaciones artísticas (no solo musicales) han encontrado su lugar y es justo no solo recordarlas, sino que encuentren sucesores en el futuro.

Para empezar con esta serie de publicaciones dedicadas a Halloween, comenzaremos hablando de algunos frontman que inevitablemente relacionamos con Halloween. Esos cantantes que por estas fechas uno siempre recuerda por ser impactantes en lo que hacen, metiéndonos el miedo en el cuerpo. Aunque no todos ellos se vinculan con la fecha por los mismos motivos, suelen compartir algunas características como su aspecto, comportamiento y puesta en escena durante los shows, o bien las líricas que reproducen con su voz. Elegimos a 5 de ellos para recordarlos por lograr hacer cosas duraderas, fuese o no su intención que se les relacionara seguido con la Noche de Brujas.

Algunas elecciones son obvias, otras no tanto. Traté de no meterme mucho con aquellos frontman provenientes del metal para favorecer otros estilos musicales, pero fue inevitable colar dos de ellos. Eso si, son gente relativamente cercana al universo indie.

1. Arthur Brown

Junto a Screamin’ Jay Hawkins, fue responsable de inventar el denominado “shock rock” durante los años sesenta, aprovechando elementos de la psicodelia junto a una puesta en escena más teatral que otras de la época, anticipando por varios años a gente como Alice Cooper o Kiss. Sus presentaciones incluían cruces quemadas, desnudos en el escenario y un aura pagana que se trasladaba tanto a los disfraces como a la música, especialmente su voz de barítono. Ha sido capaz de inspirar personajes que van desde Alice Cooper hasta Kasabian (concretamente en los tiempos de “Vlad The Impaler”), pasando por Nick Cave.

2. Corey Taylor (Slipknot)

El cantante de Slipknot tal vez no resulta tan aterrador por su voz o en su desempeño en vivo, pero por todo lo demás definitivamente amerita colarse en esta lista. El concepto de las mascaras que, según él, exteriorizan todas las cosas malas que ocurren en su vida deja ver como progresivamente esas figuras que se presentan en vivo bien se vuelven más agresivas, o bien parecen comprender mejor la forma de aniquilar a sus enemigos. ¿Y las letras? Ya sea que blasfemara como en ‘Iowa’, fuese más metafórico como en ‘Vol 3: The Subliminal Verses’ o más realista como en ‘All Hope Is Gone’, Corey siempre se dio mañas para meter miedo (y disfrutar el proceso) en sus oyentes.

3. Peter Murphy (Bauhaus)

Tomar a David Bowie como referente puede ser muy útil cuando se quiere ser un buen frontman. Eso hizo Peter Murphy, el emblemático cantante de Bauhaus, pero a esa referencia le sumó una presencia más siniestra inspirada por el Bela Lugosi de Dracula (que también inspiró la clásica “Bela Lugosi’s Dead”) letras donde la vida y la muerte eran una constante, y una voz grave permitieron que el británico fuese considerado como el “padrino del gótico” a principios de los ochenta. Inclusive tuvo la chance de participar en la película de Tony Scott “El Ansia”, donde el protagonista era su ídolo David Bowie.

4. Lux Ulterior (The Cramps)

No se espera menos del tipo que encarnó el espíritu psychobilly a través de sus movimientos, y una actitud decididamente provocadora. Cuando estaba totalmente salido de sus cabales con The Cramps, era un auténtico dinamo de la naturaleza. Lo más increíble es que tenia muchas formas de impactar a su audiencia, pues iba entre actos de desnudez, travestismo, vestidos de cuero negro y una voz grave que transmitía de una manera sucia pero divertida, historias de terror o de ciencia ficción. De los cinco, es como el designado para encender la fiesta de disfraces un 31 de octubre.

5. Marilyn Manson

Para cerrar, y aunque ha perdido fuelle con la llegada del nuevo milenio, el Marilyn Manson de los noventa fue una de las figuras más desafiantes que haya visto el rock. Retorcido, violento y con una actitud chocante frente a los medios, es un personaje que surge como la respuesta a la Norteamerica conservadora y consumista de los ochenta, cuestionando sus valores y sus ideas al hacer de espejo para una sociedad que siempre encuentra alguna nueva forma de autodestruirse. A eso sumamos los vídeos promocionales para sus canciones (sean estas buenas o malas) y una presencia que varia entre lo agresivo y una elegancia pervertida y ya lo tenemos: un personaje de Halloween que hace más de lo que se le pide. Cosa que no dejamos de agradecer, por supuesto.

email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.