Converse Rubber Tracks – Bogotá: Chairlift y Astrolabio

Por: Linda Castellanos  & Cindy Palacio 
//

Fotografía por: Carolina Leal
//

El pasado 19 de mayo se llevó a cabo la segunda edición del Converse Rubber Tracks Live, un evento organizado por Converse que nace del deseo por contribuir a la comunidad musical y brindarles una plataforma a los artistas emergentes. Este evento ha pasado ya por grandes ciudades como Toronto, Los Ángeles, San Francisco, Amsterdam y Bogotá. En esta ocasión lo vivimos bajo el techo de Armando Records, un espacio por el cual han pasado artistas tanto nacionales como internacionales que han marcado la memoria colectiva de todos sus asistentes.

En esta ocasión, Rubber Tracks Live nos sorprendió con la participación de dos bandas que hicieron brillar el espacio con su magia: la cuota nacional, con Astrolabio (COL); y, la internacional, con Chairlift (EEUU).

Los fans empezaron hacer fila alrededor de las seis de la tarde; poco a poco fueron llegando más y más personas, hasta las 8:30 p.m. cuando dieron ingreso al recinto. Todos con muchos ánimos de ver en persona a los autores vanguardistas de la famosa «Bruises».

La apertura del evento estuvo a cargo de Astrolabio, una propuesta bogotana conformada por Camila Jiménez (voz líder y guachampana), Rubén Aragón (teclados), Armando Dávila (percusión y trombón), Jacobo Álvarez (batería), Juan Alemán (bajo), Sebas Villanueva (guitarra), Camilo Parra (Vientos) y Kike, (Ing. de sonido) quienes con ritmos tropicales y mucho color en cada una de sus melodías nos mostraron sus influencias ska y funk para inaugurar el tan esperado evento. Para nosotros, Astrolabio es un encuentro entre el pop, la música caribeña y corrientes alternativas; una mezcla perfecta que llevó a los asistentes a disfrutar de un show espontáneo y lleno de entusiasmo, mientras que nos íbamos preparando para lo que se venía más tarde.

Bajo una atmósfera llena de luces y magia, subió Chairlift a deleitarnos con su show. La voz angelical, junto con los movimientos singulares de Caroline Polachek fueron los protagonistas de la noche. Fue así como Caroline (voz/pandereta/sintetizador) y Patrick Wimberly (batería/bajo/teclado/producción), se encargaron de mantener un ambiente excitante y alegre al ritmo de sus éxitos como «Bruises» y «Chi-Ching».

Durante toda la presentación, el dúo se ocupó siempre de incluir a sus más fieles fans en cada canción; un ejemplo de ello fue cuando al comenzar «Moth», Caroline le preguntó al público: “How do you say ‘Moth’ in spanish?”, a lo que todos al unísono exclamaron: ‘¡POLILLA!’; Caroline entendió ‘Polita’ pero ello no perjudicó el ambiente del performance. Todo lo contrario, esa interacción animó a todos los asistentes a corear con fuerza las canciones que le siguieron a esta, con la euforia que sólo un fan conoce.

Canción tras canción, se sintió la energía hipnotizante de la volátil Polacheck, quien se robó el show con su cabellera larga, sus “gracias” al final de cada canción y sus coreografías — al parecer improvisadas — que daban un toque de magia al ambiente, y que marcaron la pauta de todo el show;  junto con los solos de bajo y batería ocasionales que también fueron muy apreciados por los asistentes.

 Definitivamente una noche que fue más allá de todo lo prometido, que inundó nuestras mentes y corazones con sentimientos inesperados. Una noche llena de magia y emociones que fueron de la mano de estas dos grandes bandas a las cuales no queda más que agradecerles por su dedicación y talento.

Más fotografías aquí

email