Dingle, Irlanda: la magia, la música y el mar

Por: Jorge Luis Morales 

[jumbotron background=»#333333″ color=»#ffffff»]La música puede llevarnos a lugares y momentos mágicos; pero cuando se está en un lugar tan parecido a los sueños, es el lugar y los momentos los que nos llevan a la música. Todos hemos estado en lugares inspiradores, donde cerramos los ojos y escuchamos en el viento las guitarras, los acordeones, las gaitas, las cuerdas, los tambores; y Dingle es uno de esos lugares hechizados que hay en la tierra.[/jumbotron]

La imponente inspiración del Atlántico irlandés

Dentro del condado de Kerry, en el sur oeste irlandés, se puede llegar por el este, por Cork; o por el norte, por Donegal. Dingle es un pequeño pueblo lejano que da inicio al fin geográfico de Europa, poseedor de uno de los paisajes más encantadores y al mismo tiempo impresionantes que se pueden apreciar.

Dingle. Fotografía: Autor

Dingle. Fotografía: Autor

Dingle se encuentra cubierto de deliciosa bruma de mar creada por las enormes olas que rompen en los magníficos peñascos de la costa, y adornado por la primavera tiene una belleza como pocos lugares ostentan. El imponente mar, las montañas, los cuarenta tonos de verde, el viento, los barcos pesqueros, el té negro, y la melancolía de las ruinas hacen inevitable que las guitarras y los violines suenen sin cesar en cada pub y plaza de pueblo.

Dingle está lleno de música, es un lugar inspirador; en cuyos pubs circulan historias de que bandas legendarias como U2 y Cranberries se han refugiado en ocasiones en su belleza para componer y grabar su álbumes. Y es que a pesar de ser una villa de pescadores con alrededor de 2000 habitantes, como todo pueblo irlandés, esconde en sus callejuelas espacios en los que se puede escuchar música tradicional todos los días.

Dingle. Fotografía : Autor

Dingle. Fotografía : Autor

 Mientras en Dublín, se puede cantar y bailar en cada pub de Temple Bar, sobre las melodías de bandas contemporáneas como Mumford & Sons, Kings of Leon, y Belle and Sebastian sonando en guitarras folk y sosteniendo una Guinness, en Dingle es maravilloso adentrarse en los antros de trad music: Jigs, Reels, Polkas y Waltzes.

St. James Church y Other Voices

Además de todo lo fascinante de este rincón de Irlanda, el pueblo ha atraído la mirada de los melómanos del país desde que hace más de 10 años se graba y se transmite el programa Other Voices en la mágica capilla de St. James; una serie cuyo contenido está compuesto esencialmente por sesiones de música en vivo con participación tanto de artistas nuevos de la escena irlandesa como de bandas consagradas.

Fotografía: http://www.othervoices.ie/

En el centro del pueblo se levanta esta fantástica fortaleza; una pequeña edificación de hace 200 años convertida, además de recito de fe, en un colorido escenario para artistas del indie rock, folk, y pop; por esta tarima han pasado artistas del calibre de Damien Rice, Kodaline, The National, y cuenta con su propio paseo de la fama.

Se necesita presupuestar algunos días extra además de visitar Dublín para pasar un par de días en Dingle, pues hay que recorrer transversalmente el país para llegar al condado de Kerry, y muchas veces no se cuenta con ese tiempo cuando estamos de gira por Irlanda y el Reino Unido; sin embargo vale la pena y mucho más encaminarse a este lugar donde se acaba la tierra y comienza el mar, donde el alma se encuentra con su magia; donde su magia nos lleva a la música.

 

email