Entrevista — Menores

Por: Diego Silva

Edición por: Miguel Chacón

Durante su visita al país en el marco del pasado Festival Yavería, tuvimos la oportunidad de hablar con el grupo de hip-hop peruano Menores.

Esta agrupación compuesta por Ana Cabrera (cantante y compositora), Talía Vega (cantante y compositora) y Orieta Chrem (DJ, sonidista y productora musical) estuvo de visita en nuestro país la semana pasada promocionanado Tierra De Nadie (2016), su EP debut. Una producción que suena a rap, a folclor, electrónica y algo de pop que nos cautivó al momento de escucharla y que muchos de nosotros tuvimos la oportunidad de apreciar en vivo durante su tour en Bogotá.

Si usted todavía no conoce a Menores, acá le dejamos esta entrevista. Estamos seguros que después de leerla se covertirá en un seguidor de estas asombrosas chicas.

EI: Me gustaría que me contaran qué papel desempeña cada una en Menores y cómo definirían la propuesta.

Talía: Hola yo soy Talía Vega, soy vocalista y compositora de Menores. Menores es experimentación, libertad, un proyecto sin límites. Es ser vulnerable y mostrar todas tus facetas.

Orieta: Yo soy Orieta Chrem. Bueno, yo hago toda la producción musical y, Menores, comparto con Talía, es en realidad un momento del día donde nos juntamos y volamos, es un constante aprendizaje y experimentación sonora, vocal, de arte, todo tipo de arte.

EI: ¿Cómo fue el proceso creativo para Tierra de Nadie?

Talía: El proceso creativo ha sido lento pero real, nos hemos juntado Anita y yo primero, teníamos un grupo antes pero nos separamos. Ana y yo queríamos seguir escribiendo, así que amigos nos pasaban bases y nosotros seguíamos intentando mantener Menores vivo, y fue genial porque Ori regresó de España de haber estudiado ingeniería de sonido allá y nos reencontramos, fue una química instantánea y comenzamos a trabajar a penas el estudio de Ori estuvo listo. Fue un proceso en verdad como te digo, lento, pero muy real para nosotros.

EI: ¿Cómo se desenvuelve su papel social en el panorama musical peruano al ser un grupo femenino?

Talía: Tenemos mucha suerte que hayamos nacido en un contexto donde se nos permite ser libres y expresarnos libremente, no todas las mujeres tienen esa suerte. Así que sí, ponemos nuestro granito de arena, esperamos que sea así, saliendo a cantar y decir lo que queremos decir. Por otro lado, si bien conocemos las injusticias que hay en el mundo y cada una, o bueno personalmente yo ya he dicho que soy feminista, de todas maneras escribimos como seres humanos y desde nuestras vivencias. Nos gusta más bien como explorar las dinámicas entre lo masculino y lo femenino y eso lo demostramos mucho en el escenario, nos interesa mucho como esos dos mundos se mezclan.

Orieta: Estoy orgullosa de ser mujer en esta época, como dice Talía, vivimos en un país donde sí tenemos libertad de expresión a comparación de otros lugares del mundo. Pero si me siento orgullosa de ser mujer en este momento es porque creo que está pasando un movimiento ahorita de mujeres que por fin están haciendo lo que les gusta y expresándose. De hecho, hace un mes en Lima hubo una manifestación gigante que se llamó “Ni una menos”, que era en contra del abuso a la mujer, y participamos, fue un día súper chévere porque fuimos a la marcha, tocamos en un concierto entonces ese concierto fue como muy poderoso.

Poder decir lo que piensas de una manera libre. Si bien nuestras letras no hablan tanto sobre eso, son letras muy introspectivas, la música también, como paisajes sonoros. Esto me gustaría también que impulse a otras mujeres a decir lo que sienten con su arte.

EI: Orieta, ¿qué tan diferente es tu proceso de creación para Menores y qué tanto se distancia de tu proyecto como DJ?

De hecho es interesante la pregunta. Es bien diferente, porque para mí es primera vez. Si bien he producido música antes para mis proyectos personales, es la primera vez que trabajo con voces, con dos voces y encima rap. Sí he hecho como bases más hip hop pero es la primera vez que hago esta combinación y también con instrumentos orgánicos. Tener el estudio que he construido en Lima también me permitió volar mucho más, tener el espacio ahí es increíble, poder grabar todos los instrumentos, las voces, prueba y error constantemente, es como mucha experimentación Menores. Eso es lo que me ha permitido volar e investigar un poco más sobre cómo trabajar con las voces también y entender la importancia de la voz como instrumento, cómo lo manejamos entre las tres, cómo generamos esa magia entre las tres. Es un proceso que ha sido súper interesante.

EI: Talía, ¿De qué manera complementan Ana y tú el proceso de escribir una letra para el proyecto?

Es loco porque es bien personal, yo sí quiero como indagar en mí misma y  tratar de sacar lo que a veces no me atrevería a decir o no necesariamente las partes más bonitas de mí, y creo que Ana también. Cuestionamos muchas cosas y eso es algo que nos une, ese cuestionamiento constate. Generalmente cada una trabaja sus partes y luego nos unimos para ver qué estamos tratando de decir y armamos puentes a través de coros, armonías, melodías, entonces ahí es que trabajamos en conjunto. Primero cada una se va a escribir libremente a su casa y ya cuando estamos listas nos juntamos, se lo mostramos a Ori también y decimos “bueno, qué estamos tratando de decir en este momento” y trabajamos los coros y los puentes.

EI: Imagino que en la escena peruana ustedes han compartido con diferentes artistas y con una variedad de géneros distintos. ¿Se mueven más dentro del ámbito del rap o dentro de la música alternativa y experimental?

Orieta: De hecho sí es como dices, estamos siempre en el limbo un poco, como que tocando un poquito en cada espacio entonces nos ha tocado compartir escenario más con bandas alternativas en realidad, hay una escena fuerte ahorita underground en Lima de diferentes géneros que no puedes clasificar bien, como en el mundo real. Lamentablemente hasta ahora no hemos compartido mucho con la escena rap o hip hop en Lima, lo cual nos gustaría también. Creo que Menores, justamente como hablábamos hace un rato, es una mezcla de géneros, nos gustaría participar con todo tipo de música y no cerrarnos a una escena específica.

Talía: Ana y yo teníamos un grupo antes que era Menores de Edad y ahí sí nos movíamos un poco más en el medio del rap en Lima porque era más Old School, más tradicional. Ahora que nos hemos ido un poco más a lo experimental, no encajamos necesariamente en ningún lugar, pero eso es genial porque estamos abiertas a todo tipo de invitación y tenemos demasiado respeto para la comunidad del hip hop, también para esta escena más electrónica y para la escena independiente. Estamos contentísimas de que nos inviten a participar en los diferentes conciertos.

EI: ¿Qué escuchan y de qué se nutren? ¿Siempre ha estado ahí presente el rap?

Orieta: En realidad siempre ha estado presente. El hip hop para mí desde pequeña me influenció muchísimo. Mis bandas favoritas de Latinoamérica eran un poco como Los Tetas que combinaban un poco el funk con el hip hop, Makiza de Chile me encantaba, también Tiro de Gracia. Muchas bandas chilenas en realidad. Illya Kuryaki, que si bien no era rap así puro, era medio experimental. Todas estas bandas latinas me encantaban de pequeña. Cuando conocí a Ana, a Talía y otro grupo de amigas, improvisábamos sobre bases, así comenzó Menores de Edad en realidad.

Era 2007 más o menos, cogíamos bases jamaiquinas o beats e improvisábamos encima, y las letras eran un poco más del día a día, incluso así divertidas. Comenzó como una broma hasta que justamente la noche que yo me iba a Barcelona hicimos un primer concierto en el techo de la casa de Talía y nos dimos la sorpresa de que muchos amigos se sabían las letras y era como: “¿Qué?, ¿cómo llegó nuestra música a ustedes?”. Grababamos súper mal las pistas así de broma, cuando me fui las chicas comenzaron a tocar ya en serio.

Talía: Yo en verdad siempre he escuchado rap, tengo mucha influencia de Bahamadia, de Jean Grae, Lauryn Hill ¿cómo no? The Fugees, “The Score” fue como el primer disco que tuve. Ahora estoy metida así como que más en el rap experimental de Shabaz Palaces, THEESatisfaction, Kendrick Lamar, Kamaiyah que es una chica gringa pero súper chévere que recién se está moviendo, también está Princess Nokia. No sé, yo siempre escucho rap, de Knowdlege hay unos clásicos también, A Tribe Called Quest, etcétera…Pero  también escucho todo tipo de géneros. Yo tenía un programa de radio antes cuando estaba en la universidad; punk, folk, rap, todo tipo de géneros. Siempre me ha gustado explorar e investigar,

Orieta: Yo creo que las tres escuchamos una mezcla de géneros así desde música clásica hasta white noise. Nos gusta coger un poquito de cada cosa

Talía: En Menores se siente que metemos de todo un poquito, no son pistas planas. Ori se encarga de llevar eso en un viaje de influencias y sonidos. Menores es eso.

EI: ¿Cómo las ha nutrido y qué perspectiva se llevan de este paso por Bogotá y la escena en el país?

Talía: Estamos sumamente impresionadas de Bogotá, amamos Bogotá, queremos que se sepa. Es que la movida cultural aquí es muy muy fuerte. Yo que estoy metida en gestión cultural en Lima, voy a regresar ahora a MICSUR, hay un montón de mercados culturales, musicales, conciertos y festivales de todos los tamaños que es lo que más me gusta. Tienes festivales gratuitos para miles de personas como es Rock al Parque, Jazz al Parque, así que estamos  totalmente inspiradas. Las bandas también muy enfocadas, hacen lo suyo y yo siento que estoy regresando inspiradísima, me gustaría trabajar mucho mi puesta en escena. Me ha provocado regresar a escribir más, hacer más música y como hacer algo más sólido.

Orieta: Hemos tenido la suerte de conocer un montón de productores y músicos de acá súper interesantes. De hecho estuvimos el otro día jammeando en la casa de Diego Maldonado, tiene un proyecto, la Miniteka del Miedo, increíble. Son ese tipo de cosas que te dan estos viajes, por tu música, de intercambio, es lo más rico que puedas hacer. Justo hablaba con Maribel Tafur, que es otra chica que vino de Lima para tocar en el YAVERÍA y hablábamos que las dos hemos participado en el Red Bull Music Academ, yo estuve en el 2004 y ella estuvo hace poco en Chile participando. Esa interacción, esos jammings inesperados que aparecen es como lo más bonito que te puede pasar, y eso es lo que hemos conseguido acá en Colombia, inspirarnos de otros proyectos también y seguir en contacto, quién sabe por ahí para colaboraciones y más.

EI: ¿Qué planes a corto y mediano plazo vienen para Menores después de Tierra de Nadie?

Talía: Estamos trabajando en nuestro segundo EP, tenemos un par de canciones. Una que hemos estrenado exclusivamente aquí, que la hicimos especialmente para traerla a Colombia. También regresar al estudio con todo y ojalá hacer más videos, a nosotras nos interesa mucho la parte visual de Menores, queremos seguir creando ese mundo y sacar más videos y fotos. Sería chévere también colaborar con otros artistas.

Orieta: Sí, yo creo que más que nada encerrarnos en el estudio de nuevo, tenemos otras influencias ahorita. Algo que me estaba influenciando hace ya un tiempito era la música africana. Hice hace poco un mixtape de música africana. Llegar acá a Colombia y tener la suerte de ir a un concierto de música del Pacífico y verlo en vivo fue como “boom” y me provoca ir un poco hacia ese lado. Me enamoré del sonido de la marimba, es como el mar, precioso.

 

email