Entrevista Oh´LaVille

Por Fernanda Cobos @Guerechuchu

La banda bogotana Oh´LaVille, hace rock – folk desde el 2009. Está integrada por Mateo Paris, Andrés Toro, Luis M. Lizarralde y Andrés Sierra,quienes ofrecen a su público una propuesta sencilla en la que las voces se acoplan con  las guitarras y parecen coquetear entre ellas para deleitar con canciones suaves que relajan y cuentan historias de las cosas cotidianas.

El cuarteto cuenta con un primer álbum Pedazos de Papel, lanzado en 2011 y el proyecto audiovisual, Tejidas las Nubes, una serie con 8 canciones de un concierto a puerta cerrada, este fue publicado de manera periódica durante el año pasado y obtuvo comentarios positivos por su puesta en escena que se transformaba mediante avanzaba las canciones.

Hablamos con ellos para conocer más de su propuesta y saber qué viene para la banda durante este año.

Escena Indie:  ¿Cómo describirían el sonido de la banda?  ¿A qué le cantan, en qué se inspiran para componer?

 

Oh´LaVille:  El sonido de la banda es orgánico. Siempre hemos buscado  que la música se sienta cruda, real. Y eso lo tratamos de explotar al máximo con la instrumentación y las grabaciones. Nuestras canciones, por su lado, hablan reflejan ideas o experiencias personales nuestras. El amor – o el desamor – es un tema recurrente.

 

EI:  ¿Cómo fue el proceso de composición de Pedazos de papel?

 

OLV: Pedazos de Papel fue un proceso interesante porque recogió todas las canciones que teníamos antes de pensar en grabar un disco. Todas eran muy espontáneas y por eso cuando decidimos entrar al estudio, la primera decisión fue reestructurar casi todos los temas. Formas, melodías, intención, letra, todo. Ese proceso fue genial porque Mateo y Andrés T. hicieron un viaje durante un mes y todos los días se sentaban a trabajar canción por canción y a grabar las ideas con el micrófono de un portátil. Cada idea se enviaba por correo a Andrés S. y a Luis, quienes iban trabajando sobre la grabación. Luego de ese mes, nos reunimos y por fin pudimos tocar lo que de alguna forma ya nos imaginábamos todos. Después simplemente hicimos retoques, pero el disco ya estaba listo antes de que nos viéramos los cuatro.

Eso es muy distinto a lo que estamos haciendo con nuestro nuevo disco. Ahora estamos arrancando cada canción casi de cero. Uno de nosotros llega con una propuesta de armonía, de melodía y una idea rítmica y los cuatro vamos construyendo la canción al tiempo, en ensayo. Ha sido increíble.

EI: ¿Cómo surge la idea de Tejidas las Nubes?, ¿cómo fue esa experiencia?

 

OLV: Antes de Tejidas las Nubes ya teníamos Sesiones de Papel, otra serie de vídeos pero en un entorno más acústico (por el formato y la grabación), con versiones alternativas de nuestras canciones y en locaciones diferentes. Con esta nos dimos cuenta que el público se engancha mucho más con lo audiovisual que con el solo audio, sobre todo si ven a la banda tocando en vivo. Entonces surgió la idea de grabar unas canciones fieles al disco en formato.Todo se fue armando durante seis meses en los que encontramos Teatrova (el teatro), armamos el equipo de dirección de arte (Juan Prieto y Luisa Rodríguez) y de cámara (Sara Núñez), nos reencontramos con Santiago Deluchi para hacer la grabación,en el proceso aparecieron muchas más personas que fueron la clave para poder grabar durante un día todo.

Sin duda la experiencia fue increíble, porque como banda independiente, la satisfacción alcanzada al culminar un proyecto que armas desde ceros es enorme. Desde ahí entendimos que Oh’laville depende en gran medida de nosotros: de lo que nosotros nos imaginemos y desarrollemos y no exclusivamente del entorno.

 

EI:  ¿Cómo describen su presentación y la experiencia de tocar en Rock al Parque?

 

OLV: Rock Al Parque fue una  experiencia increíble. En primer lugar porque nunca habíamos estado en un escenario y en medio de una logística tan grande y en segundo porque ha sido una ventana para nuevas oportunidades. El hecho de que medios de comunicación, programadores y obviamente público pongan sus ojos encima tuyo durante 45 minutos sin duda puede dar frutos. Y hoy, luego  de  un poco más de seis meses, vemos cómo desde entonces se han ido abriendo puertas que tal vez no se habrían abierto de otra forma y que van haciendo cierto efecto dominó con nuevas cosas como el Estereopicnic. Pero ese día no sabíamos si iba a haber o no alcances de la presentación. Lo único que importó fue montarse a la tarima, hacer el show y disfrutar el concierto, y así lo hicimos. Nos bajamos llenos de energía y satisfechos.

 

EI: ¿Qué fue lo mejor del año pasado para ustedes como banda?

 

OLV: Sin duda el 2013 ha sido el mejor año para Oh’laville, y ahora el reto es que el 2014 sea mejor. Es difícil saber qué es lo mejor entre una serie de cosas que de alguna forma están relacionadas directa o indirectamente… pero probablemente lo mejor que nos ha pasado ha sido más una decisión de los cuatro de asumir a la banda como un proyecto de vida y no como un hobbie. Porque ahí las cosas se vuelven muy distintas y eso es lo que ha venido pasando.

 

EI: De las canciones de la banda, ¿cuál es la  favorita de cada uno?

 

OLV: Probablemente esto ha cambiado porque ya tenemos muchas canciones nuevas en fila para el segundo disco. Algunas estarán ahí y otras quedarán grabadas en algún celular. Pero de Pedazos de Papel, podríamos que decir que la favorita de Luis es Atrás de todos, la de Andrés S. es Mil dardos, la de Mateo es Mi madriguera y la de Andrés T es Hojas secas.

 

EI:  Además de su presentación en el Festival Estéreo Picnic, ¿qué viene para la banda en el 2014?

 

OLV: Tenemos dos proyectos fuertes para el 2014. En primer lugar, nuestro segundo disco. Queremos escoger 9 canciones, para empezar a grabar en marzo y poder lanzar una primera canción del disco a mediados del año. Y en segundo lugar – que de hecho ya empezamos en noviembre de 2013 – queremos recorrer las principales ciudades del país. Esto lo haremos de ciudad por ciudad, en viajes de un fin de semana, programando cada destino cada mes o cada mes y medio. Medellín fue el primer destino, luego Cali, Bucaramanga…

 

EI:  ¿Cuál ha sido el papel de los medios digitales, redes sociales, canales de distribución gratuitos en relación con su propuesta y la recepción del público?

 

OLV: Los medios digitales han sido muy importantes para nosotros, sobre todo si miramos Sesiones de Papel y Tejidas las Nubes, que fueron pensados y desarrollados casi exclusivamente para esos medios. La promoción se hizo a través de nuestras cuentas de redes sociales, apuntando a nuestro canal en YouTube. Los medios de comunicación que hicieron reseñas o publicaciones fueron también digitales o por medio de sus plataformas digitales…

Por otro lado, nuestra música está en tiendas y en plataformas de streaming online como iTunes Store, Deezer, Spotify, etc, a pesar de que el público colombiano apenas está teniendo acceso a la música a través de estos servicios.Pero aunque usamos tanto los medios digitales, para nosotros – y tal vez para todas las bandas- el reto es en realidad doble. Lo primero es que TODO es digital ahora, y eso obliga a diferenciarse y a ser muy creativo. Y los segundo es poder pasar de lo digital a lo concreto, al mundo de afuera. De poco sirve un contenido digital que registre views o visitas pero que no lleva gente a los conciertos.

 

EI: ¿Cómo ven la Escena independiente del país y de Latinoamérica?

 

OLV: Hay aspectos positivos y otros negativos de la escena independiente. Vamos a hablar más de lo que hemos visto acá en Colombia, particularmente en Bogotá. Por un lado, hay solistas y hay bandas que están apostándole a nuevos sonidos y eso sin duda enriquece todo el contexto nacional y regional. Pero al mismo tiempo – y eso es lo que hemos visto en algunos casos – hay bandas que no aportan tanto y que están más bien en la escena de la farándula musical independiente. Bandas que suenan mal en vivo, que se saben una o dos canciones y que tienen a uno o dos amigos en alguna revista. Y eso no ayuda a una escena que está tratando de consolidarse, sobre todo cuando algunos espacios disponibles son ocupados por estos artistas.

 

Los medios de comunicación,por otro lado, también están dando un apoyo importante porque están abriendo espacios para bandas que están empezando o que tienen una propuesta no convencional. Pero cuando tienes a estas bandas infiltradas en esos mismos medios, entonces te confundes porque tal vez falta más contenido editorial y crítico. Sería muy interesante ver más blogs o más debate alrededor de la escena, en vez de escuchar y repetir la expresión “talento colombiano”, que termina siendo la excusa para decir que casi todo está bien, cuando no necesariamente es así. Y si eso se da, entonces tienes a un público, lo más importante, que tuvo la oportunidad de oír las dos versiones de la historia.

 

Y es que el público es lo más valioso de la escena, sin duda. Una banda o un artista independiente se desarrolla no por una campaña de mercadeo de millones de pesos sino porque fue sumando, uno a uno, cada uno de sus fans, quienes se encargaron de hablar de su música, de ir a sus conciertos, etc. En la escena local hay un público que sin duda va creciendo mientras las personas se arriesgan a oír lo que los artistas proponen. Aunque, como decíamos, el público está a veces más en el mundo digital que en el real, y eso no es bueno. Hay que ir a los conciertos.

EI: ¿Cuáles han sido los mayores retos que han tenido que afrontar durante su carrera musical, (dificultades en la difusión, en la grabación, en los eventos).

 

OLV: Lo que siempre nos ha quitado el sueño el día anterior a un concierto es la asistencia de público. Hemos tenido conciertos con muy buena asistencia, cada vez más, pero también otros con pocos asistentes. Y cada concierto es una historia nueva: una forma de boletería distinta, un lugar nuevo, un clima impredecible, etc. Nos encantaría programar un concierto y solo tener que preocuparnos por estar allá a tiempo, pero creemos que esa incertidumbre va a existir siempre, porque hay muchos factores que afectan la asistencia.

 

EI: Desde su experiencia independiente, ¿qué consejo compartirían con otras bandas emergentes de Latinoamérica?

 

OLV: Oh’laville es todavía una banda pequeña, así que dar consejos es difícil. Pero cada día nos convencemos más de que para una banda independiente y emergente, todo empieza con música, pero no termina ahí. Como banda, tenemos que pensar más allá y responder preguntas no musicales: cómo voy a entregar mi música, cómo la voy a promocionar, cómo voy a conseguir los recursos, en dónde voy a tocar, etc. Todo lo que solía importarle solo a las disqueras en los 80, ahora también nos debe importar, porque nadie más lo va a hacer por nosotros.

La banda se presentará este 24 de enero en Smoking Molly, toda la información del evento AQUÍ

email