Melómano

Melómano: Jose Baquero


Por: Cristian Ortega

Jose Baquero, es un bogotano que desde temprana edad se apasionó por la música, desde los 7 años empezó a tocar el piano, duró 5 años tocando este instrumento, pero a los 12 años conoce el instrumento que sería su gran amor, la batería, en este instrumento logra encontrar su lugar idóneo en la música y empieza a ser parte de diferentes proyectos musicales que culminarían en la famosa banda de tropipop “Wamba”.

Otra de las grandes pasiones de Jose Baquero, es la radio, en el medio logró desempeñarse en dos grandes marcas como lo son “La 92.9 FM” y “La X Más Música” lugares donde pudo cumplir muchos de sus sueños, como ayudar a las bandas independientes del país o presentar algunas de sus canciones favoritas, que con seguridad no hubiera podido presentar en una emisora con una temática distinta a las de La 92 o La X.

C.O: Empecemos hablando de cómo empieza ese amor por la música, para aquellos que lo seguimos en redes sabemos que usted respira música todo el tiempo.

J.B: Yo creo que mi amor por la música se da de una forma muy natural, recuerdo que siempre que mi mamá me llevaba al colegio, en el carro nos íbamos escuchando siempre música, escuchábamos desde Alejandro Sanz, Eros Ramazzotti o Phil Collins, entonces debido a eso empecé a tocar piano desde los 7 años, toque piano muy juicioso hasta los 12 que conocí la batería y con ese instrumento me quedé y luego ingresé a la Javeriana a estudiar música durante 2 años más o menos.

C.O: Usted es muy conocido por haber pertenecido a una de las bandas de tropipop llamada Wamba, pero ¿Cómo se da su llegada a ella? Teniendo en cuenta que usted no fue el primer baterista.

J.B: Cuando yo tenía como 16 años pertenecía a una banda que se llamaba Mantra, con Mantra estábamos en un círculo de bandas que eran unidas, entre esas bandas estaba Wamba, entonces conocía a todos Los Wamba desde esa época, luego mi banda se desintegró, deje de tocar por un tiempo y cuando Los Wamba sacan su segundo disco llamado “Que Más Da”, Luis Carlos Guerrero decide abandonar la banda por temas personales y me llaman a mí un viernes a tomar un trago a la casa de SALO, allá me cuentan la situación con LuisCa y me dicen que si les puedo ayudar con dos show grandes que tenían y que si me sentía bien que me quedara a tocar con ellos, el primer concierto que tuve con ellos fue en Aguapanelas con 40 principales y ahí empieza la historia con Wamba.

 

C.O: Si hay alguien que conoce la escena musical es usted, ya que además de ser artista, también perteneció a la parte de los medios de comunicación como locutor en diferentes emisoras, una de las que más lo dio a conocer fue La 92, una emisora que en su momento se preocupó muchísimo por la escena independiente nacional ¿Cómo llegó a ese lugar?

J.B: Yo estaba trabajando en una agencia de publicidad y por alguna razón conocí en algún momento a John F. Pinzon director de La 92, él me llamó y me dijo que estaba formando un equipo para un nuevo proyecto y a mí me pareció una nota por todo lo que significaba un proyecto alternativo y ahí arranque, pero al principio fue muy difícil, porque no entendíamos muy bien cómo hacerlo, ya que nosotros éramos una radio comercial que debía tener cierto lineamientos y era muy difícil al no entender bien como programarla, además que teníamos la presión de los directivos que nos decían que era muy arriesgado colocar ciertos artistas como Medrano o Los Diamante Eléctrico que en su momento nadie los conocía.

C.O: Usted habla de artistas como Medrano o Diamante Eléctrico, artistas que hoy son muy reconocidos en la escena ósea que sí lograron hacer un buen trabajo dentro de La 92 en esa época.

J.B: Por supuesto que sí, esa fue una de las grandes cosas que queríamos y creo que logramos o bueno no logramos sino que aportamos para que pasara, fue darle la importancia que tiene hoy en día la música colombiana y que tiene hoy en día la escena independiente al igual que artistas por los cuales teníamos que hacer una guerra interna en Todelar, de irnos a junta con las directivas de la emisora y oírlos decir a ellos que con Medrano no iba a pasar nada, que con Diamante Eléctrico no iba a pasar nada, que con LosFellas no iba a pasar nada, pero nosotros le apostamos a eso, le creímos y hoy vemos a Medrano y al Diamante ganarse Latin Grammy, a LosFellas sonando en todo lado o Herencia de Timbiquí o a Bomba Estéreo yéndose de gira por Europa, entonces uno dice:  “Valió la pena apostarle a lo nuestro”.

C.O: Ese proyecto de La 92, era un proyecto muy bonito como usted lo dice, que apoyaba muchísimo la escena independiente ¿Por qué se da su salida de la emisora?

J.B: Porque al final perdimos la batalla, la emisora no daba los resultados esperados, luego llega Cami Chain un persona que admiro mucho y que es una gran profesional y yo quería quedarme ahí en La 92, porque creía en el proyecto, pero ya cuando me tocaba colocar cosas en las cuales no creía, no podía seguir, siempre he sido un tipo con una posición muy firme y no me dejo moldear por un sueldo y no por un sueldo se debe hacer lo que le digan, porque si usted no cree en lo que hace ¿Para qué lo hace? Entonces preferí ser honesto y dar un paso al costado.

C.O: Luego de esa salida de La 92, pasan unos meses y llega nuevamente a Todelar, pero esta vez para trabajar en La X ¿Cómo se da la oportunidad?

Yo salgo de La 92 y me voy a vivir para Barranquilla un tiempo, allá conozco a la que es mi esposa hoy en día, luego de dos meses en Barranquilla me voy para México con ella, allá nos comprometemos y Diana queda embarazada, ahí decido llamar a Alejandro Marín y le digo que le recomendaba algo de trabajo así no fuera dentro de Todelar, él me dijo que tranquilo, como a los dos días me llama y me dice que me esperaba al día siguiente en la emisora, yo voy y me dicen que me querían para Mañanas X, a mí me parecía una chimba esa idea, pero Camilo ya estaba cansado de estar en la noches, mantener un programa durante 3 años por supuesto era agotador, entonces ellos deciden pasar a Camilo a las mañanas y dejarme a mí con Sound City, por la cercanía que tengo con Guzmán y con el mismo programa. Ahí empiezo con esa nueva etapa.

C.O: ¿Fue duro el cambio? Pasar de una emisora de música latina a pasar a una emisora como La X y además ser el nuevo comandante de un programa tan posicionado como Sound City.

J.B: Fue duro, pero aprendí mucho, no duro por el catalogo anglo, ya que yo lo conozco bien, solo que porque uno trabajando en una emisora de música latina se encasilla y tienden a encasillarlo, lo duro de pronto fue que muchos no entendían que Camilo y yo teníamos forma de presentar distintas, él más rockero y frenético, a mí me gusta un poco más el pop, el soul, sin embargo en las mediciones a ambos nos fue muy bien, algunas veces yo lo superaba, otras yo quedaba por debajo, pero en sí las mediciones eran muy similares. Pero fue una experiencia linda, que me hizo crecer y aprender más de lo personal que lo profesional.

En ese tiempo, luego de que usted sale de La X, recuerdo que escribió una columna para Shock, llamada “En defensa del tropipop” ¿Qué paso con el género? ¿Por qué “muere”?

J.B: Yo creo que fue culpa de nosotros mismos los artistas de tropipop, nosotros no nos creímos el cuento de que ese podía ser el nuevo pop colombiano, entonces llegaron las críticas de algunos periodistas que nos debilitaron, pero eso era solo la punta del iceberg, lo principal era que nosotros no nos creímos el cuento y no lo defendimos y por eso terminó prácticamente acabándose, hoy son muy pocos los que le apuestan al género, salvo tal vez Fonseca o Carlos Vives que es el papá del género, pero que ha tenido que apostarle a los sonidos urbanos para seguir creciendo más.

C.O: Usted habla del genero urbano, he escuchado que el reguetón es el nuevo pop ¿Para usted lo es?

J.B: Pero lejos, por supuesto que lo es, hace poco estuve con Piso 21 y son tipos que cantan muchísimo, cantan muy bien, lo que pasa es que hay mucha estigmatización en contra del género, porque habla de sexo y violenta a la mujer o que es muy fácil de hacer, pero yo le digo a usted que hay muchas más canciones de rock que hablan de sexo que canciones de reguetón, además ¿Cuál violentar? Yo le digo a usted que la mayoría de fans de este género son mujeres ¿Usted cree que ellas se sienten violentadas? Por supuesto que no y ¿Que si es fácil de hacer? Yo creo que eso lo dicen personas que nunca en la vida se han subido a una tarima, ejemplo: una vez me criticaron por tener una chaqueta de Los Sex Pistols y defender a tipos como Maluma o Balvin, pero Los Sex Pistols hacen punk y es un género supremamente fácil de hacer, pero como es rock nadie dice nada. Que, si usted me pregunta si mi hija de 12 meses cantará “4 Babys” de Maluma, por supuesto que no, pero sí creo que hace falta un poco más de respeto con el género

C.O: Usted defiende mucho a artistas como Balvin, Maluma y al mismo Justin Bieber ¿Choca mucho con la gente debido a esto?

J.B: Por supuesto que choco, pero no importa, yo soy muy claro con mis ideales y con lo que pienso, yo llevo hablando de Bieber desde hace mucho tiempo y se me hace un gran artista, el tipo canta mucho, baila mucho y tiene un show increíble, pero como es Bieber, para la gente es una mierda. Yo estuve en el concierto de él aquí en Bogotá, hubo un momento en que se le fue el sonido y el siguió cantando, a Dave Grohl le paso lo mismo en su concierto aquí en Bogotá y siguió cantando, pero entonces porque cuando a Grohl le pasa, él es un “putas” y cuando le pasa a Bieber es una mierda y yo le digo, soy un gran fan de Foo Ftghters pero Bieber canta mucho mejor que Grohl, pero como es rock, él es más grande.

C.O: Hablando del caso Balvin que es un tipo con billones de reproducciones en internet, ahí mismo entra Maluma, o el mismo Vives, artista número uno en Deezer, habla también de artistas colombianos que ganan Grammys como Medrano o Diamante Eléctrico, teniendo en cuenta todo eso ¿Es el mejor momento de la música colombiana?

J.B: Por supuesto, usted veía hace unos años y en México estaba en furor Zoé y en México no volvió a surgir nada, en Argentina luego de la muerte de Cerati no volvió a pasar nada, en cambio aquí todos están creciendo y sonando de una manera increíble, uno ve a Diamante Eléctrico abrirle conciertos a Rolling Stones, los ve tocar en Coachella, ve a Medrano ganando Grammys, a Vives sacando hits cada seis meses, así que por supuesto es el mejor momento de la música nacional.

C.O: ¿Cree que aún cuando vivimos en el mejor momento de la música nacional sigue faltando apoyo por parte de los medios de comunicación?

J.B: Claro que sí y es raro que alguien no se haya subido al bus de esta escena alternativa, igual entiendo que es difícil, porque Colombia es un país que escucha reguetón, que escucha vallenato, que escucha música tropical, entonces es difícil, pero yo creo que va a llegar el momento y pues además de eso, hoy en día también el artista tiene el apoyo de las plataformas de streaming, que por supuesto aún hay mucho que aprender, más que todo para el artista en el tema de regalías, pero igual es una ayuda impresionante, que con más tiempo va terminar de fortalecer mucho más las escena.

C.O: Hablando de plataformas de streaming hace poco entro a trabajar con Deezer ¿Ayuda más a la escena desde este nuevo puesto?

J.B: Claro que sí, ahora trabajo más de cerca con el artista, que es lo que siempre soñé. Creo que todos los que trabajamos en esta industria tenemos una responsabilidad con la escena nacional. No podemos sólo mirar a lo que se está haciendo afuera; debemos mirar hacia acá y poner nuestro esfuerzo en el enorme talento local. Hay un gran nivel de satisfacción cuando uno pone su trabajo en al servicio de los demás.

email