Playa, brisa y palmar: Caloncho en Santa Marta

Fotos por: 

Estuvimos en Santa Marta viendo a Caloncho, este artista originario de México que ha logrado traspasar fronteras con sus sonidos contagiosos y sobre todo frescos. Esta vez no queremos decirles cómo nos pareció o qué canciones tocó. Los invitamos a que lean lo que nos contó, -en una conversación bastante informal-, Valentina Carvajal, una de sus fans quien viajó desde Valledupar para presenciar esta presentación en el Costeño Beach, un campamento  ubicado en la playa Guachaca.

….

Si le pregunto cómo le fue en el concierto, ¿qué es lo primero que se le viene a la mente?

Recuerdo todo. La tarde no podía ser más perfecta. Por un lado estábamos a pocos metros del mar, el escenario era una tarima de madera, decorada con claveles y cuando se hizo de noche le pusieron luces, como las de Navidad, era pequeño, o mejor, acogedor. Desde ahí empezó a ser bello. Por otra parte, la gente empezó a llegar poco a poco, creo que eramos unas 200 personas aproximadamente; algunos curiosos que querían conocer la propuesta y por supuesto otros como yo que contábamos cada minuto para escuchar las letras de “Calon”.

Fue muy mágico, él cantando “Palmar”, el sonido del mar y gotas de lluvia cayendo.

¿Cómo conoció el sonido de Caloncho? 

Lo recuerdo bien. Un día prendí el tv y daban “Chupetazos”, luego me di cuenta que venía al Festival Estéreo Picnic y me enamoré jajajaja. Y fue amor a primera vista, en realidad todas las canciones me gustan mucho, son mis favoritas, pero disfruto en mayor dosis “Palmar” y “Julia”. Para mi es imposible no pensar en la playa con cada nota y melodía.

Vimos que se tomó una foto con el. ¿Un sueño hecho realidad? 

Un poco jajaja. Fue cerca de una hora llena de magia en la que además de entregarnos sus canciones nos regalaron una energía muy bonita que acompañó cada canción. Son músicos muy entregados y divertidos, se ríen todo el tiempo, saltan, se disfrazan, se preocupan por cómo la está pasando la gente, eso es positivo porque contagia a los que no conocen mucho la propuesta, lo que crea un buen ambiente de baile y tranquilidad. Recuerdo que en un momento el dijo que no creía que alguien llegara a cantar con tanta emoción sus canciones. Ahí se ve lo sencillo que es, además al final del toque habló con todos los que estábamos ahí, nos preguntó los nombres y en general estaba dispuesto a conversar.

…Todavía no encuentro una palabra que describa la felicidad que sentí ese día, fue muy mágico yo no sé.

Galería

email
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.