Programatón = la madurez de Zoé

Por: Edna Cárdenas 

El pasado jueves 18 de septiembre Zoé se despidió, una vez más, de Colombia. Esta vez ofrecieron un show con el cual demostraron la madurez alcanzada después de 16 años de carrera musical.

Atrás quedaron los movimientos tímidos de León Larregui cuando se presentó por primera vez ante el público colombiano en la tarima de Rock Al Parque 2006, año en el que iban casi antes del cierre; sólo la Severa Matacera los separaba del esperado broche de oro de esa edición del festival, Manu Chao.

También quedó en el pasado, la falta de protagonismo de los demás miembros de la banda, no estamos diciendo que en las anteriores giras no hubiesen ofrecido actuaciones memorables, sólo que con el software del Programatón cada miembro de la banda se codificó, para desde su universo ofrecer una actuación impecable y enérgica.

Foto por: Edna Cárdenas

Foto por: Edna Cárdenas

Acompañados de un montaje aparentemente sencillo, pero de alta complejidad en su producción (miren el documental sobre Programatón al final de la nota) en donde el juego de luces fue el protagonista, Zoé adaptó la versión de su gira a los escenarios de formato mediano de las ciudades colombianas: Cali, Bucaramanga, Medellín y Bogotá. Sin embargo fue este mismo montaje el que vieron y verán los fans que hacen parte de esta gira, de 16 países y más de 80 conciertos.

Versiones mucho más oscuras, como Miel, una canción del disco Zoé de 2001, la cual León presentó como “una versión darks”, Nada, Últimos días, Nunca, Love y Labios Rotos, tuvieron arreglos más cercanos al mundo electrónico, mundo que la banda mexicana siempre ha explorado y que abandonó momentáneamente para la grabación del disco homónimo de la gira.

Los arreglos de estas nuevas versiones, fueron realizados en colaboración con el productor Phillip Vinal, viejo conocido de la banda, quien ha trabajado con artistas como Radiohead, Elastica, Pulp, Placebo, Bomba Estéreo, entre otros.

Foto de: Andrés Alvarado Cortesía de T310/Absent Papa

Foto de: Andrés Alvarado Cortesía de T310/Absent Papa

Sergio Acosta, el guitarrista, ofreció varios de los momentos memorables de este concierto, con su Ukelele y su confianza en el nivel más alto de la noche, acompañó la versión de Andromeda en un momento más acústico.

Zoé deleitó a todo su público, literalmente, ofreció un set list para los fans que llegaron con cada álbum, complacieron a los asistentes, quienes siguen demostrando que cada vez que los mexicanos regresen, estarán aquí (estaremos) para aplaudirlos y agradecerle a la banda por la madurez que han alcanzado.

Aplaudimos también a Superlitio, un telonero a la altura del show de Zoé. Quienes hicieron cantar y bailar al Palacio de los Deportes con casi una hora de espectáculo. Se veían las caras tímidas, que no daban mucho por el telonero, moverse al ritmo de canciones como Perro come Perro y se veían también muchas personas que cantaron casi todo el setlist de los caleños.

Foto de: Andrés Alvarado Cortesía de T310/Absent Papa

Foto de: Andrés Alvarado Cortesía de T310/Absent Papa

Pd: Después 6 conciertos en vivo, puedo decir que estoy de acuerdo con los Rocanlovers mexicanos, es el mejor Zoé que ha pisado tierra colombiana.

Documental de tres partes sobre el montaje de la gira Programatón:


 

email