Reseña: Let’s Get Away – No Stories

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

Por: Joseph Llano  

No Stories nace hace varios años bajo la influencia del rock clásico de los 60 y su evolución a lo largo de las siguientes décadas, es algo que se entiende y que como banda no tienen necesidad de ocultar. Su primer trabajo discográfico llamado “Home” es un EP compuesto de 4 canciones que fluyen a través de la versatilidad que tienen, con un backline compuesto por guitarras, batería y bajo encargados de tener su momento de gloria en cada track. Lanzado hace dos años, en esta ocasión regresan con nuevas canciones, entregadas en un siguiente EP, presentado hace unas semanas y que recibe el nombre de “Let’s Get Away”.

[/vc_column_text][vc_video link=”https://www.youtube.com/watch?v=-3CEIWAP7qw”][vc_column_text]

Alejados del concepto urbano que fue la línea conductual de las canciones en “Home”, el diseño del arte para este nuevo trabajo de estudio estuvo a cargo de José Berrio, diseñador reconocido por las ilustraciones que han dado vida a exitosos discos de la escena alternativa, conectando ahora con la estética playera que supone la desconexión de la vida en la ciudad y la paz que alberga el ambiente de las olas rompiendo el sonido.

Let's Get Away - No Stories

La apertura despeja las nubes e invoca al sol, si por algo puede ser recordada en un futuro esta agrupación, será por la acertada construcción melódica que contienen sus canciones, un riff pegajoso después de marcar la parada con los golpes de batería, sonoridad para recordar al momento más importante del disco. “10 Minutes In The Sun” es actualmente una de las mejores apuestas que tienen en su catálogo, una pieza que para los que sigan el trabajo de la banda, encontrarán en vivo un dardo directo al sistema nervioso, capaz de activar la piel de gallina al tener como puente aquel riff con el que seguro empezó una buena historia, una impresión de energía y manejo del ritmo sustancioso a través de los coros y el clímax de la canción.

[/vc_column_text][vc_raw_html]JTNDaWZyYW1lJTIwc3R5bGUlM0QlMjJib3JkZXIlM0ElMjAwJTNCJTIwd2lkdGglM0ElMjAxMDAlMjUlM0IlMjBoZWlnaHQlM0ElMjAxMjBweCUzQiUyMiUyMHNyYyUzRCUyMmh0dHAlM0ElMkYlMkZiYW5kY2FtcC5jb20lMkZFbWJlZGRlZFBsYXllciUyRmFsYnVtJTNEMzUxMDI1ODc2MiUyRnNpemUlM0RsYXJnZSUyRmJnY29sJTNEZmZmZmZmJTJGbGlua2NvbCUzRDA2ODdmNSUyRnRyYWNrbGlzdCUzRGZhbHNlJTJGYXJ0d29yayUzRHNtYWxsJTJGdHJhY2slM0Q2MDc2MDUwMzAlMkZ0cmFuc3BhcmVudCUzRHRydWUlMkYlMjIlMjBzZWFtbGVzcyUzRSUzQ2ElMjBocmVmJTNEJTIyaHR0cCUzQSUyRiUyRm5vc3Rvcmllcy5iYW5kY2FtcC5jb20lMkZhbGJ1bSUyRmxldHMtZ2V0LWF3YXklMjIlM0VMZXQlMjYlMjMzOSUzQnMlMjBHZXQlMjBBd2F5JTIwYnklMjBObyUyMFN0b3JpZXMlM0MlMkZhJTNFJTNDJTJGaWZyYW1lJTNF[/vc_raw_html][vc_column_text]

Aparece luego el track número 2, encargado de darle nombre al EP y el segundo corte más destacado en este. “Let’s Get Away” llega como varios pares de piernas corriendo descalzas, son ellas amigas y disfrutan del endorfínico momento del abrazante calor que proporciona una situación de bienestar y felicidad plena. Bienvenidos a la fiesta de guitarras que empieza con el abarque de 10 segundos, cerrando para abrir el fuego continuo y cauteloso que enardece en el segundo 30 con la batería y se roba luego la llama con un solo divertido, para culminar con el apogeo de la voz de Gabe, el vocalista, en el minuto 1:24 de la canción, pero la fiesta no para, aún hay más astucia por parte del combo, atreviéndose a respaldar de nuevo otro momento de transición en el minuto 2:30, finalizando con un destello de encanto más que agradecido por aquel extasiado de uno de los puntos dinámicos del nuevo repertorio de la banda.

[/vc_column_text][vc_video link=”https://www.youtube.com/watch?v=cggkyXoAj_s”][vc_column_text]

Con sus siguientes dos canciones, “The Only Way” y “Girls” queda claro que hay un marco estructural análogo con su primer disco, diferenciándose por ser el track  3 mucho más bailable y menos puñetero que “Wake Up”. Por el lado de “Girls” hay una balada más tranquila, pero nada notorio.

Para concluir en este nuevo trabajo de estudio hay un balance entre reafirmación de genialidad al momento de entregar grandes canciones y la necesidad de un larga duración para resolver la duda de si podrían sobrepasar sus límites antes de homogenizar su sonido. Paralelamente aunque las dos últimas canciones pueden llegar a ser aburridas, se rescatan algunas maneras que adoptan para diferenciarlas del resto de su catálogo.

Solo nos queda seguirle el paso a su trayecto, afirmando que vale la pena escuchar ambos EPs y verlos en vivo, ya que son uno de los actos del circuito emergente que a medida de nuevos shows, su capacidad en escena trasciende a las anteriores, teniendo siempre algo nuevo con lo que se puede encontrar. Son hoy una banda que se ha venido posicionando a pulso, sin ningún afán de sonar en la radio, o pasar por los grandes festivales del país, pudiendo hacerlo, pero se están tomando su tiempo, lo que sus creyentes valoran, porque como dice el dicho: “Del afán no queda sino el cansancio”. Falta un último trimestre para escuchar música en este año, sin embargo se mantienen proyectados como una de las propuestas emergentes más destacadas del 2016, esperamos  se mantengan allí, porque la cosa se pone cada vez más difícil, pero bandas como estas siguen manteniendo el nivel.

Escuche a continuación el disco completo:

[/vc_column_text][vc_raw_html]JTNDaWZyYW1lJTIwc3JjJTNEJTIyaHR0cHMlM0ElMkYlMkZlbWJlZC5zcG90aWZ5LmNvbSUyRiUzRnVyaSUzRHNwb3RpZnklMjUzQWFsYnVtJTI1M0E1MlBLN0o4R1hOR2F3WjFER3MxeTE5JTIyJTIwd2lkdGglM0QlMjIzMDAlMjIlMjBoZWlnaHQlM0QlMjIzODAlMjIlMjBmcmFtZWJvcmRlciUzRCUyMjAlMjIlMjBhbGxvd3RyYW5zcGFyZW5jeSUzRCUyMnRydWUlMjIlM0UlM0MlMkZpZnJhbWUlM0U=[/vc_raw_html][/vc_column][/vc_row]

email