Reseña: My Bloody Valentine – mbv

Por Daniel Ospina 

22 años desde su ultimo trabajo, 16 desde la separación del grupo, y 6 desde su regreso a los escenarios. En esas medidas se puede definir la espera tan larga a la que la banda irlandesa liderada por Kevin Shields nos mantuvo sometidos por el sucesor de Loveless, uno de los discos mas impresionantes de los años noventa, y una joya en el impredecible mundo del rock alternativo mundial.
Y si la espera de este tercer disco resulto ser tan larga en gran medida se debe al desmesurado perfeccionismo de Shields. El mismo que lo hizo crear Loveless a costa del dinero de su discográfica, Creation Records, y la unidad de su propia banda que no soporto un esfuerzo tan grande. En teoría  mucho de este material se estuvo trabajando desde 1996, cuando Kevin elaboro maquetas para Island Records que aparentemente contenían influencia de la música jungle, pero fueron desechadas por inconformidad del artista. Como notaran en las siguientes lineas, algo de eso quedo en esta producción.
Tomando en cuenta que sus dos discos previos, Isn’t Anything y Loveless son autenticos “viajes”, el análisis de m b v sera tema por tema por esa misma razón: esta planteado como un viaje que puede ser pasivo o activo por momentos.
“She found now” parece la calma antes de la tormenta. “Only tomorrow” ya se perfila mas animada y en parte deudora de los Primal Scream de XTRMNTR, disco en el que justamente Shields tuvo la primera de sus dos colaboraciones con dicha agrupación. “Who sees you” se percibe mas densa, con mayor pesadez en los ritmos y similar al estilo de Loveless.
En “Is this and yes” incorporan unos teclados en linea psicodelica a lo Inspiral Carpets (¿o es una guitarra?), posiblemente herencia del proyecto fallido de Shields de hacer del sucesor de Loveless un disco de música ambiental hace mas de 15 años. “If I am” tiene una batería pegadiza, guitarras que parecen aullidos y la angelical voz de Blinda Butcher, que parece invitar a rendirse ante la locura. Es en ese punto cuando el tremolo asume protagonismo en “New you”, un numero mas “madchester” que tal vez sea el punto mas alto de este regreso.
Con dos tercios del viaje transcurridos, llegamos a “In another way”, mucho mas agresivo en las guitarras y con una batería mucho mas destacada que en temas anteriores. Recuerda un poco ese lado gótico-shoegaze de The Smashing Pumpkins, lo que de alguna forma tiene continuidad en “Nothing is”, que con su riff repetitivo y una batería fría pero calculadora, lo convierte en un experimento bastante cercano al rock industrial. El cierre con “Wonder 2” vuela la cabeza del oyente, con un numero drum n bass que con los ecos en flange de las guitarras y los de la misma voz de Shields parecen configurar un tema dubstep al que le hubieran inyectado mas drogas que de costumbre. Fin del viaje y vuelta a la realidad.
Con la ferocidad de los noventa y la tecnología del nuevo milenio, My Bloody Valentine consigue regresar por la puerta grande. Este pseudo homónimo tiene pasajes en los que se refleja la influencia que ejerció sobre Shields el haber trabajado con Primal Scream en esos discos. Mas inesperado que el de David Bowie y tan prolongado como el Chinese Democracy de Guns N’ Roses, han dejado claro algo para todos: el 2013 sera un año en que el rock entrara en una fase de crudeza musical incomparable, pero también de bastante psicodelia.
Mi recomendada en sin duda “Wonder 2″. Puedo pronosticar que le lloverán las remezclas dubstep (o de electrónica en general) por todas partes.
Aquí va “In another way”.

email