Vinyl primera temporada: ‘Play that funky music white boy’

Por: Juan Nassiff Follow @JuanNassiff

Richie Finestra (Bobby Cannavale) es un productor musical de la década de los 70s que lucha por mantener a flote su sello discográfico American Century, mientras salva su matrimonio, enfrenta su adicción a las drogas, corrige errores del pasado, lanza nuevos artistas, se reencuentra a sí mismo y trata de librarse de una acusación de homicidio. Ustedes saben, cosas de todos los días en el mundo de la música…

A mediados de los 90s Mick Jagger le propuso una idea a su gran amigo y compañero de aventuras (así como melómano) Martin Scorsese (de quien ya hicimos un especial en el pasado) de una serie de televisión ambientada en el mundo de la música, principalmente en las disqueras. Luego de muchos años y con el título tentativo de «The Long Play» esa idea se materializó en Vinyl, la nueva serie de la cadena HBO que se aleja de mundos fantásticos y dramas familiares para traernos una serie llena de personas dañadas que tienen que siguen haciéndole frente a la vida.

La verdad al principio no sabía qué esperar de esta serie. Pese a que soy fan de Scorsese este show había fallado en captar mi atención, pero como no solo de House Of Cards vive el hombre decidí darle una oportunidad y ver la temporada completa de una sola sentada (si, soy de ese tipo de personas). Ahora, debo decir que a diferencia de mis compañeros en EIC (quienes no soportan que no sepa nada de la música que les gusta y después de esto les voy a agradar menos), no encontré esta serie tan espectacular como esperaba por los comentarios que les había escuchado.

No estoy diciendo que sea mala, solo que las falencias que tiene me impiden disfrutarla como si lo han hecho otros, pero como no puede existir lo malo sin lo bueno, la serie también tiene puntos a favor que la hacen un producto bastante decente que si se merece su reputación sin importar mis opiniones personales.

Para no aburrirlos mencionando episodio por episodio, hablaré de la temporada en general. Claro que sí debo decir que empezaré por su muy genial primer episodio y luego veremos su lado bueno, su lado malo y su conclusión.

Cover

0014249354

El primer episodio comienza de forma brusca con el personaje de Richie Finestra, a quien desde un principio vemos como un hombre al borde del colapso y a punto de mandar todo a la mierda, su vida no tiene sentido y al parecer ya ni le importa la música, sin embargo el abismo llama al abismo y un encuentro fortuito con un grupo de jóvenes que van a un gig de New York Dolls, atraen a Richie hacia su show. En lo que parece la ascensión de Dante desde el ultimo circulo del infierno hacia el purgatorio (Richie no se salvará tan pronto), pasa por encima de todo lo que ha sido su vida en el mundo de la música, cigarrillos, alcohol, drogas y por ultimo el Rock. Finestra construyó su vida sobre todas esas cosas y ahora se le viene el techo encima destruyéndolo todo, pero no su voluntad, pues ahora tendrá que expiar sus errores mientras comete otros en un afán por reencaminar su vida.

Este renacer de Richie tiene un origen que conocemos en un viaje cinco días atrás, cuando Richie al borde de vender su disquera quebrada a Polygram, hace un recuento de su vida buscando el momento en que dejó de importarle la música y le dio más prioridad al dinero, conocemos su frágil vida sentimental al lado de su esposa Devon (Olivia Wilde) y como su debilidad de carácter lo convirtieron en cómplice de homicidio.

La serie tiene un comienzo muy fuerte. Claro que el primer episodio dura dos horas y fue dirigido por el mismo Martin Scorsese, que marca desde un principio el estilo de los episodios que vendrán. Vinyl cuenta con un episodio dirigido por el mismo Mark Romanek que mantiene el estilo de su primer episodio, dejando en claro que la visión de Scorsese se debe sostener durante toda la serie garantizando una unidad narrativa que no se pierda por la variedad de sus directores.

Side One

Vinyl

Entre las cosas buenas que destacan de esta serie es su selección musical. Es obvio que no pueden ser canciones al azar o que simplemente suenan bien. El trabajo de Jagger como productor musical de la serie se ve, y a la vez conocemos un poco de sus gustos. Por momentos la serie usa como cortinillas entre escena y escena, la presentación de un músico de los 50s o de años posteriores (interpretados por otros músicos o por imitadores profesionales). Se puede decir que rompe con la realidad, pero su función es para encaminarnos a un momento dramático diferente al que acabamos de presenciar.

Los personajes que salvan este programa son:

Richie Finestra (Bobby Cannavale): en el papel principal destaca de sobremanera, en un principio uno cree que está un poco mayor pero con el tiempo uno le toma el gusto y ve cómo él se apropia de su personaje opacando al resto de sus compañeros (lo que nunca ha hecho Chris Cornell).

Devon Finestra (Olivia Wilde): interpreta a al esposa de Finestra, en un principio parece ser una Trophy Wife contenta con su posición, pero con el paso de los episodios vemos un ser con una sensibilidad artística que ha vuelto ha encontrar la forma de expandir sus alas, tal vez es la única que no se deja opacar por la interpretación de Cannavale. Como punto a favor en un episodio sale desnuda, y para ser sincero cualquier película o serie donde Olivia Wilde está desnuda se merece nuestra atención.

Lester Grimes (Ato Essandoh): un antiguo artista representado por Finestra a quien el destino le jugó una mala pasada y le destruyó su carrera, ahora siendo la mitad del hombre de lo que una vez fue, ha convertido en su misión en la vida no dejar que otros artistas cometan sus mismos errores, es un personaje decidido que de una forma u otra complementa a Finestra.

Zak Yankovich (Ray Romano) y Skip Fontaine (J.C Mackenzie): le aportan una dosis de humor a la historia y entre otras cosas se puede decir que representan el lado ambicioso del mundo de la música así como la consciencia de Finestra. Debo decir que me sorprendió ver a Ray Romano interpretar un personaje tan diferente de sus días de ‘Todo El Mundo Quiere A Raymond’ (un programa de televisión que tal vez ustedes no conozcan).

Las libertades creativas que se toma la serie al relatar ciertos momentos culturales de los 70s son muchas, sin embargo para quienes conocen un poco de música y de la historia de ciertos artistas no son para nada molestas. Igual no pueden contar las cosas como fueron, porque para empezar Finestra no está basado en alguien real sino que más bien es el resultado de una amalgama de personas. En definitiva no deben ver este programa como un documental porque no lo es ni por mucho, pero de todos modos es divertido ver como juegan con la historia.

Resaltó como muestran lo marcadas que eran las diferencias musicales entre las personas blancas y las personas negras, vemos que al parecer la música siempre ha sido usada como un tipo de unidad de medida cultural y social que nos permite encasillar más a las personas, (como si ya de por si no existiera el racismo). Para estas personas la música es una moneda que si se sabe gastar los puede hacer escalar posiciones.

La historia es simple y sin muchos giros, lo que hace que uno como espectador la disfrute sin estar preocupándose por muchas subtramas que lo que hacen es quitar tiempo a la historia principal. De hecho todos los caminos conducen a Richie.

Side Two

VINYL--Series-1

Ahora pasemos a los aspectos negativos. La edición de esta serie no ayuda mucho en ciertos momentos, la forma en que unen los flashbacks con la historia no tiene una relación muy directa, parece más como «hey vean por esto es que está triste», fue algo que me molestó en su primer episodio.

Ya mencioné anteriormente que esta serie no es un documental, pero si debo decir que en materia de arte cometen muchos anacronismos que sí resultan un poco molestos, incluso en la forma de hablar, lo cual hace que uno por momentos se desconecte de la serie.

En los episodios donde aparece algún artista famoso de esa época y que todavía están vivos, deja mucho que desear el actor contratado así como su interpretación (el mejor en ese sentido fue Robert Goulet, búsquenlo en Google) independientemente que se parezcan o no, es la interpretación lo que no ayuda. Para ser una serie de tanto nivel sorprende que no consiguieran mejores actores.

Mi mayor problema con la historia es que no es atrapante. Se podría decir que de los diez episodios que dura la temporada me podría saltar tres, cuatro, cinco y siete sin ningún problema, al final no me perdería de nada. Los episodios en si son algo desconectados los unos de los otros, no hay necesidad de ver todos los episodios. Fue eso lo que me hizo tedioso el ver la temporada completa: que de una forma u otra no había necesidad de soportar los episodios de casi una hora de duración.

Los personajes que realmente o sobran o necesitan un re-casting en lo personal creo que son los siguientes:

Scott Levitt (P.J. Byrne) y Clark Morelle (Jack Quaid): la verdad creo que están para aportar algo de humor a la historia, pero eso ya está cubierto por los personajes que mencione anteriormente, sinceramente sobran.

Jamie Vine (Juno Temple): Pues si, bacano ver un personaje ambicioso que quiere triunfar en un ambiente dominado por los hombres, pero sinceramente se pasa de cliché y nunca profundizamos en su pasado que podría darle más dimensión y hacerlo interesante. La actuación de Temple deja mucho que desear, considero que con otra actriz seria mejor.

Kip Stevens (James Jagger): el músico del otro lado del charco que quiere triunfar en América y no respeta a nadie y se droga, no podría ser interpretado por ningún otro que el hijo de unos de los productores. Así es, adivinaron, es hijo de Mick Jagger y es igual de mal actor que el papá. De hecho parece que interpreta la versión basada en los chismes de su papá. ¿Saben? Yo no estoy en desacuerdo con que uno deba ayudar a los hijos, pero esa decisión realmente perjudicó a la serie.

Los actores que interpretan a los hijos de Richie y Devon son casi inexistentes durante toda la temporada, por lo general aparecen cuando convienen para la trama y es por poco tiempo, da lo mismo que tenga hijos o no.

Back Cover

1372

El episodio final de la serie es el último peldaño que debe escalar Richie para salir del purgatorio que lo vimos pasar durante ocho episodios, sin embargo no sale, se queda ahí (para dar paso a la segunda temporada obviamente), Richie ahora tiene un respiro y una razón por la cual seguir luchando, de hecho el último episodio es un cover del primer episodio. Los sonidos son más maduros, todo es más concreto, no se van por favoritismos y se han aprendido de los errores del pasado. Es un buen final que sabe dejar la puerta abierta para lo que vendrá, pero tal vez el único problema es que no conocemos la situación del matrimonio de Richie y Devon.

Por un momento durante el episodio nueve ‘Rock And Roll Queen’, pensé en no darle una oportunidad a la segunda temporada, pero luego del episodio final ‘Alibi’, estoy decidido a verla y ver que le espera a Richie.

Para cerrar, Vinyl es una serie bastante decente que se merece la atención de cualquier melómano. En lo personal habría preferido que desecharan la subtrama del homicidio en el que Richie se vio involucrado y que toda la primera temporada tratará sobre como Richie lucha por cerrar el trato con Polygram y que cerrará con el homicidio, pero bueno solo me queda soñar y quedarme con mi opinión.

email