Mi fonoteca chilena: 15 canciones para conocer este país

Por: Sebastián Barragán 

[jumbotron background=»#333333″ color=»#ffffff»]En este top 15 de bandas Chilenas les voy a presentar a mis bandas favoritas de este país, que durante los últimos años (si no es que siempre ha sido así) ha sacado bandas increíbles de múltiples estilos y géneros. Aquí les dejo mi selección de las 15 mejores experiencias musicales que provienen de allí.[/jumbotron]

 1) Dënver- Feedback

Dënver es una de mis bandas favoritas en toda la existencia. La prefiero sobre muchas otras y no sé precisamente por qué es. No sé si es la voz de Sirena de Mariana o la música dulce que me recuerda a los campus universitarios o las letras cotidianas que expresan a través de metáforas, lo único que se es que Dënver se robó mi corazón desde que escuché por primera vez su Revista de Gimnasia, para después descubrir que cada uno des sus álbumes son geniales.

2) Javiera Mena- Sufrir

Llevo siguiendo a Javiera Mena desde el colegio y cada que saca una canción, se me sale la lágrima de diamante. Esta chica ha hecho un trabajo increíble con su electro-pop que hoy le da la vuelta al mundo haciéndole ventana a su nuevo álbum, La Joya. Les dejo una canción, también de tusa, para que conozcan cómo es que Javiera merece el podio en el que hoy se encuentra, no solo en Chile, sino en el mundo.

3) Matías Aguayo- Minimal

Siento que Matías Aguayo ha sido uno de esos productores que han cambiado el juego de las fiestas en todo el mundo: Sus producciones son increíblemente únicas y sus sets son extraños y distortivos. Los samples de voces, sonidos de la selva y el hecho de que haya canciones en español, han cambiado la propuesta de un DJ de una manera abismal, junto con Nicolas Jaar, al que no incluyo en esta lista por meras cuestiones geográficas.

4) Ricardo Villalobos- Hansup

Ricardo Villalobos lleva prendiendo la fiesta en Berlín desde hace muchos años. Este productor nos interna en el ambiente de los bares alemanes que hoy le dan la vuelta al mundo y hacen que todos quieran estar entre esa mezcla de bajo y éxtasis en las que este productor solo se puede sentir escuchándolo.

5) Sinergia- No sé en qué gastar mi dinero

Sinergia es una de mis bandas favoritas, no solo de Chile, sino de la vida en general, porque siento que es la banda hermana de Odio a Botero. Cantan canciones jocosas, con mensajes sociales y un metal –pájaro- como ellos lo llaman, en el que combinan varios estilos musicales como funk y metal. Se hicieron famosos en Latinoamérica por Te Enojai Por To y hoy son una de las bandas que después de su visita a Colombia nos dejaron con ganas de un show más grande.

6) Gepe-Alfabeto

No sé qué es lo que tiene Gepe que me gusta tanto, no sé si es el sonido que evolucionan desde el pop para que recuerde a la cordillera que nos une simbólicamente desde el estrecho de Magallanes hasta Punta Gallinas. El hecho es que Gepe es un artista que ha sabido mirar a su tierra, para sacar una propuesta llena de folclor y al mismo tiempo influencias de géneros universales.

7) Primavera de Praga- Emperatriz

Primavera de Praga es una banda de rock-pop alternativo preciosa. Sus letras son dulces, a veces erráticas. Su música es amena y se siente como son el resultado de influencias como los Bunkers, que ha evolucionado a este tipo de bandas que se vuelven de esas que uno pone cuando conduce bajo un sol de la tarde y se siente que todavía tiene 16.

8) Tomo como Rey-No tomo más

Tomo como Rey es una propuesta extraña que mezcla rock, ska y cumbia, hecho que la hace muy particular, pero  no defrauda. No tienen un sonido adolescente a pesar de que su voz líder es un punkero con cresta de colores: su propuesta es bien desarrollada y gozona. Les recordará un poco aquellos días de navidad en los que la tía los sacó a bailar Rodolfo Aicardi o Pastor López.

9) Los Bunkers-Miéntele

Los Bunkers son una banda innegable en la conformación de la personalidad del nuevo rock chileno. Son legendarios, la gente canta sus canciones y las dedican, porque son cínicas y sin pelos en la lengua a ratos, pero dicen lo que necesitan decir. Creo que no hay que decir mucho sobre ellos, porque ya se sabe y a los que no saben, les recomiendo seguir la carrera artística de esta banda, que es imperdible.

10) Salvaje Decibel- Solo Somos Uno

Salvaje Decibel es una agrupación de rap chilena que lleva haciendo música por allá en el 2000 y desde entonces se ha conformado como uno de los referentes del rap consciencia lationamericano. Sus pistas son funkies y sus líricas son fluidas, dinámicas. También visitaron Colombia hace poco y estoy seguro de que muchos cantaron sus canciones más famosas como Ralla.

11) Astro – Ciervos

Astro visitó Colombia para el Festival Estéreo Picnic y nos dio una lección de cómo hacer música contemporánea con destreza y una propuesta original. Este tipo de sonidos son los que caracterizan a la nueva camada de música chilena que viene saliendo desde alrededor del 2010.

12) Chancho en Piedra-Buscando una reina

Chancho en Piedra es de esas bandas ochenteras chilenas, que están consolidadas como uno de los referentes principales de este país. Diría que es algo así como la respuesta a Los Amigos Invisibles desde Chile, tienen letras jocosas y ritmos bailables. Disfruten con la guitarra funkera de esta banda que hace parar a cualquiera.

 13) Cosecha Nacional – Tierra del Sol

Otra vez les dejo cumbia, porque me encanta. La propuesta de Cosecha Nacional va de algo diferente, es menos rumbera, pero con letras autóctonas. Mis disculpas a los que no les gusta la cultura popular, pero a mí me fascina y pónganle el ojo a esta banda que tiene mucho qué entregar al género.

 14) Chico Trujillo- Loca

Por algún motivo la apropiación de la cumbia en las latitudes del sur de nuestro continente apropiaron la cumbia como una expresión joven, donde se muestran románticos, rumberos e incluso viciosos (como los Pibes Chorros). En este caso, Chico Trujillo nos deja una canción para dedicar con el corazón arrugado.

 15) Kudai- Ya nada queda

Aunque a muchos les vaya a dar risa que haya seleccionado a Kudai para mi fonoteca chilena, debo admitir que estos chicos me dieron una buena lección de cómo sufrir una tusa de colegio. Son tristes, son deprimentes y además de todo son pop. Un recomendado de mi parte si quieren recordar la época escolar de las faldas y las calculadoras prestadas.

Si le gustó esta nota, no dude en compartirla

email