Reseña: Holy Fire- Foals

Por Daniel Ospina 

Si había un disco que se esperaba mas que cualquier otro para inicios de este año que corre, era sin duda el tercero de Foals. Con el gran suceso comercial-mediático en el mundo indie (y un poco mas allá  de Total Life Forever en general, y una experiencia invaluable como teloneros de Red Hot Chili Peppers que los trajo hace dos años a Colombia en particular, creo que hablo por muchos cuando digo que nos frotábamos las manos desde el día que pudimos escuchar por primera vez «Inhaler», el primer corte de promoción del disco protagonista del post de hoy.

Medio funky como lo prometieron, y medio atmosférico profundizando en lo que de alguna forma anticipo «Spanish sahara», especialmente en la oda total al disco que es «Late night» y la minimalista «Moon», se puede decir que usaron lo aprendido con Total Life Forever y plasmaron una obra cargada de adrenalina, pasión y un encanto bien del indie, pero a la vez con la intención de alejarse del concepto que rodea esa palabra y ese estilo musical. Tal vez sea eso lo que hace que un disco puramente «indie».

Tiene un sentido bien africano del ritmo como en la entrada de «Providence» y en algunos momentos de «Milk and black spiders», «Bad habit» y «My number», lo que converge con lo mostrado en su momento por Franz Ferdinand, Red Hot Chili Peppers y Damon Albarn en sus incursiones con este tipo de música. En ese sentido tiene similitudes con el debut de The Stone Roses, aunque prescindiendo de la inspiración beatlesca de los de Manchester para abrazar los ritmos negros y combinarlos con sus guitarras reverberantes, y dos números mas pesados de lo que acostumbran.

Curiosamente (y digo curiosamente porque generalmente es al contrario) el punto de equilibrio viene dado precisamente por las canciones pesadas del disco: «Inhaler» y «Providence». Aunque fueron pocas las canciones de ese estilo en Holy Fire, espero que en una próxima ocasión profundicen mas en ese sonido, porque ya se ve allí un camino interesante por el cual el indie podrá transitar rescatando el rock y sin dejar por ese motivo de pegar en una discoteca, como lo exige la ley de la oferta y de la demanda en la música actual.

A pesar de que esperaba algo mas salvaje que sus trabajos anteriores, Holy Fire confirma la vigencia de Foals y su importancia en el panorama musical actual, dándole un giro de tuerca interesante a lo que puede ofrecer el indie en los próximos años. Si me llegue a equivocar al pensar que iba a ser todavía mas revolucionario que el Beacon de Two Door Cinema Club, es mas por merito de los norirlandeses que por demérito de los de Oxford. Lo que si queda fuera de toda duda es que aparecerá entre los 10 mejores trabajos del 2013 sin ninguna discusión.

Mi canción recomendada del álbum es «Out of the woods». Con una especie de guitarra flamenca en la entrada, una batería animada y esas guitarras acuosas, son el punto que combina mejor la nueva cara que muestran en Holy Fire con lo que han mostrado en sus discos anteriores. Una bella canción que espero toquen el 5 de abril, cuando los que nos quedamos con ganas de mas ese día que hicieron de teloneros de Red Hot Chili Peppers, tengamos al fin una mayor recompensa en Estereo Picnic.

Aquí va «Moon

email